“Títulos tengo, ¿no?”



–¿Va a ser candidato a intendente de Neuquén? –No sé, no sé… vamos a ver. Dejemos que hable todo lo que resta para el tiempo de definiciones. –¿Cuál sería su tiempo? –Vamos a ver… no me siento apurado para definir qué hago. Pero títulos tengo, ¿no? –¿Título para qué? –Para buscar la intendencia. Cuando lo fui, hice mucho por Neuquén capital y Neuquén capital me ayudó. –¿Qué es manejar un espacio como Neuquén capital? –Es sentir que lo que se hace siempre es poco… No digo nada original, pero es una de las culturas, por así decirlo, que me dejaron esos ocho años. Mire, le doy un dato: entre 1904, o sea cuando Neuquén era capital de territorio, y 1999 en que yo asumí, se habían asfaltado 1.496 cuadras. Entre 1999 y el 2007, que dejé el cargo, asfaltamos 4.000 cuadras… Las intendencias son un banco de prueba formidable para la política, para la política en estado de reflejos, de ideas; de dudas, de certidumbres; de reclamos, de quejas… ¡y todos los días así!


Comentarios


“Títulos tengo, ¿no?”