Todas las cooperativas están por la enmienda

El cambio constitucional para garantizar la concesión directa del servicio eléctrico las beneficia. Esta alternativa permitirá a los municipios adjudicar sin pasar por el trámite licitatorio.

NEUQUEN (AN).- La enmienda constitucional para la renovación automática de los contratos de concesión favorecerá a todo el movimiento cooperativo de servicios públicos de energía eléctrica de la provincia. De hecho, una sola de las cinco prestadoras neuquinas funciona con un marco legal actualizado.

Esta alternativa permitirá a los municipios adjudicar el servicio eléctrico en forma directa a las cooperativas sin pasar por el trámite de la licitación.

El camino de la enmienda viste el traje de CALF, la cooperativa de la capital, sobre la cual pende la espada de Damocles desde que la Justicia volvió para atrás la renovación de la adjudicación directa. Sin embargo, la garantía dada por el gobernador Jorge Sobisch a CALF acerca de que los diputados emepenistas votarán a favor -y descontado el apoyo de la oposición- alcanza también a las entidades populares que prestan el mismo servicio en territorio neuquino.

Se trata de un proceso con dimensión nacional, ya que de quedar firme se constituirá en el primer caso testigo del país y servirá como modelo a las cooperativas que atraviesan una situación semejante a la de la capitalina. CALF es una -si no la más- de las organizaciones populares del ramo eléctrico más importantes de la Argentina con llegada prácticamente a 80.000 usuarios. Precisamente, este escenario fue analizado en el megaencuentro que reunió ayer a las cooperativas de la provincia, con representantes de Neuquén capital, Plottier, Senillosa, Plaza Huincul y Cutral Co, y Zapala.

Horacio Iraola, de Plaza Huincul y Cutral Co; Rodolfo Garrido, por Zapala; Alberto Martignone, de Plottier; Alfonso Carro y Rody Boras por Neuquén; el titular del sindicato de Luz y Fuerza, Antonio D'Angelo, fueron algunos de los concurrentes, además de consejeros y delegados.

Otro segundo gran motivo de debate en la reunión giró en torno a la propuesta del gobierno de extender a las cooperativas del interior la modalidad de la tarifa social puesta en marcha por CALF. Los usuarios carenciados pagan 12 pesos mensuales mientras que la entidad aporta un monto idéntico. Este sistema pone freno de alguna manera a la metodología de "los colgados" a los cables de electricidad y a la evasión generalizada de pago.

Las prestadoras del interior creen que su parte del aporte debería ser cubierto por la provincia. Ayer barajaron varias alternativas, sin alcanzar una fórmula definitoria para discutir con el gobierno.

Arreciaron las loas hacia el mandatario provincial, dipu

tados, concejales y funcionarios municipales. Pero, lejos, Sobisch se llevó los laureles con el reconocimiento mayor. "Esta decisión del gobernador saca de terapia intensiva al movimiento cooperativo provincial porque es imposible proyectar el servicio eléctrico sin previsibilidad", sostuvo Iraola, titular de Copelco.

La cooperativa que dirige Iraola suministra luz eléctrica a hogares de las localidades petroleras y es la única que ha renovado la concesión hace cuatro años en Plaza Huincul -por 10 años con opción a 10 más- y en Cutral Co.

Rody Boras, secretario general de CALF, elogió el camino de la enmienda como la posibilidad certera de que la organización pueda desarrollar su tarea en forma eficiente, con capacidad técnica y mejorar la calidad de servicio. La enmienda constitucional se constituyó en un pedido formal del Concejo Deliberante, que partió ayer hacia la Legislatura.


Comentarios


Todas las cooperativas están por la enmienda