¡Todos a la pileta!

Calor, sol, verano. Resuena la idea del espejo de agua y por eso te damos varios consejos útiles si querés encarar el proyecto.



#

Modelo Rectangular

ideas

Con el dato de que una pileta de material se puede construir en dos meses y una de fibra de vidrio está instalada en cinco días (claro que a toda máquina y con los recursos necesarios) es que te proponemos un recorrido por esas opciones para hacerle frente al verano con los pies y algo más en remojo. Primero hay que decidir según el presupuesto y el espacio en qué lugar ponerla y qué modelo elegir. Eso si, una máxima general es que el sitio no debe ser zona de sombra ni a la mañana ni a la tarde. Cabe mencionar que la de cemento, que cuesta hasta un 30 por ciento más que la de fibra de vidrio se diferencia de la otra sólo porque implica construcción. Pero en lo que refiere a la instalación, sala de máquinas y mantenimiento son iguales. Entonces, si o si hay que hacer un pozo. A no temerle. Se puede encarar con máquina, que según el tamaño, puede tardar cuatro horas. Si es a pala el tiempo se estira a cunco días. Un punto importante es tener presente el nivel de la napa. Si el trabajo sucede en septiembre, octubre, noviembre, durante la excavación puede llegar a aparecer agua, entonces hay que alquilar una bomba sumergible que saca ese excedente y seguir trabajando. La opción de hacerla en invierno es la mejor. Además del lugar para la piscina hay que pensar en la ubicación de la sala de máquinas de 1×2 m² aproximadamente. Allí habrá que poner un tablero, preferiblemente de energía trifásica (gasta menos), la bomba y el o los filtros. Como siempre, en la industria existen opciones que resuelven. Este es el caso de la denominada “pool box” o cabina técnica, una especie de caja plástica que contiene todos los elementos necesarios. Algunos consejos que nos dio la arquitecta Victoria Joison para evitar al máximo futuras fisuras en las de material tienen que ver con el tipo de hormigón. Ella y su socio, Mauro Padrazzoli, proponen usar el que es elaborado, que viene ya hecho en el camión. “Es el óptimo porque es más homogéneo, específicamente el H21 que tiene más cemento”, afirma Joison. Si la opción es hacer el preparado en obra, hay que aplicarlo todo en un mismo día para evitar dolores de cabeza más adelante. Y otro dato que nos dan estos arquitectos, que llevan varias obras de este estilo, es no revestirla ni pintarla el primer año de existencia. Todo para minimizar riesgos de fisuras. Sin embargo, si éstas aparecieran, primero hay que analizar hasta dónde llega la falla. Luego hay que vaciar la piscina totalmente. “Hay productos químicos, pinturas de alto rendimiento y soluciones para reparar desde el hormigón hasta micro-fisuras”, comenta Victoria. No queremos olvidar que si el presupuesto alcanza para calefaccionarla y de esta manera empezarla a usarla antes y estirar la temporada un poco, hay que saber que la caldera a gas consume lo mismo que una casa y hay que prever una obra, como la sala de máquinas. Por eso proponemos la calefacción solar, que funciona mediante un proceso de recirculación. El agua fluye desde la piscina hacia los dispositivos que componen la manta, impulsada por la misma bomba de la pileta, que convierten la radiación solar en calor. En la región hay varias opciones. Ahora bien, pensemos que ya tenemos instalada la pileta. Se acerca el chapuzón. ¡Es el momento de evitar que el agua se ensucie o ponga verde!. Siempre pensando en lo sustentable o en dañar lo menos posible el medio ambiente. En este mismo camino es que planteamos el uso de un purificador solar. Y en ese camino es que son de importancia los siguientes pasos en relación al mantenimiento de agua. Martín Losada de Vital Servicios aconseja: filtrado diario no menos de ocho horas diarias; esparcir alguicida semanalmente; diariamente poner al final de la jornada, cuando ya no haya sol, el cloro; y si hacemos todo esto de la manera indicada es raro que sea necesario poner clarificante. Losada opina que el material de la piscina puede ayudar a tenerla más o menos limpia. “Por ejemplo, el barre fondo en las de fibra de vidrio, dependiendo de la calidad, es más simple de pasar porque la suciedad casi no se adhiere al fondo. El acabado, es decir el pulido, ayuda a que el uso diario sea menos trabajoso”. Consultado acerca de los problemas que a veces registran este tipo de piletas fue muy claro en los cuidados que hay que tener: “No hay vaciarla nunca, esas montañitas que aparecen es porque la napa se eleva y empuja el material. Sin el peso del agua es como una lancha”. Y también recomendó un sistema de instalación en seco –arena y cemento– para evitar el trabajo de la fibra contra la tierra, cuestión que reduce la vida útil. Estas son las opciones. Ahora a tomar la decisión y encarar el proyecto del espejo de agua en casa.

Este modelo incluye iluminación, deck y un borde, que tal vez por la cercanía con la casa obligue en algún momento a cambiarlo por un desborde finlandés.

Una propuesta divertida y arriesgada. Aquí los cálculos no pueden fallar.

El típico diseño “riñón” de fibra de vidrio. En este caso la instalación se completó con la vereda atérmica y chorros de hidromasajes.

Como el deck de madera es difícil de mantener, la opción es el de plástico.

La sala de máquinas resuelta en una caja plástica de alta resistencia.

María emilia pugni reta mariaemiliapugnireta@rionegro.com.ar

La vereda atérmica es muy necesaria, se coloca tanto en piscinas de material como de fibra de vidrio.

Una idea que se mimetiza con el contexto. Hasta con caída de agua incluida.


Comentarios


¡Todos a la pileta!