Todos le pegan a Schumacher

La imagen que muchos pensaban imposible es ya una realidad. El mundo entero critica a Michael Schumacher. El "milagro" se produjo por el accidente del alemán en el Gran Premio de Australia.

Los comisarios deportivos determinaron que fue un "incidente de la prueba" y zanjaron el asunto sin sanciones.

La prensa coincide en que Schumacher cerró el paso al Williams de su compatriota Nick Heidfeld, y que fue su culpa.

Las críticas llegaron desde la misma Alemania. "No quería que Heidfeld lo superara", afirmó el ex piloto Hans-Joachim Stuck.

La prensa más dura fue la británica. "Fue culpa de Schumacher, aunque él nunca lo reconocerá", resumió el "Daily Mail".

Schumacher fue parco en su defensa y apoyó la versión del "incidente normal". "Se puede considerar así", escribió en su web.

El choque es el punto al que se agarran los más críticos del alemán, pero la sensación más generalizada es alivio por ver que, por una vez, el que encabeza la clasificación del Mundial no maneja un Ferrari.

Incluso en Italia, donde "il cavallino rampante" es casi una religión, hay voces que aclaman el cambio.

En Maranello se cubren las espaldas. "El resultado de la prueba confirma nuestra impresión de que será un Mundial ajustada", aseguró el director del equipo, Jean Todt.

Mientras, por una vez el único que sonríe en Ferrari es Rubens Barrichello. El brasileño salvó el honor del equipo con una espectacular remontada del undécimo al segundo lugar con la nueva versión del auto viejo, y tiene ocho puntos más que Schumacher. (DPA y AR).


Comentarios


Todos le pegan a Schumacher