“Todos nacemos con derecho a comer rico, más allá de los kilos que tengamos”

Entrevista con la Dra. Mónica Katz, directora de los cursos de Posgrado del área Nutrición de la Universidad Favaloro



#

SALUD

La autora del libro “No Dieta” propone un acercamiento más amistoso a la comida, que tiene entre sus pilares la consideración del alimento como uno de los placeres de la vida, que no debe limitarse ni prohibirse, sino por el contrario equilibrarse y combinarse con otros elementos como la actividad física.

Buenos Aires – “Todos nacemos con derecho a comer rico, más allá de los kilos que tengamos e inclusive teniendo sobrepeso”. Con esta afirmación comenzó la entrevista realizada por PRO-SALUD News la doctora Mónica Katz, directora de los cursos de Posgrado del área Nutrición de la Universidad Favaloro y de Núcleo Terapéutico Nutricional (NTN) y socia fundadora de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA).

“Es, justamente, ejerciendo el libre albedrío que podemos elegir comer rico y en porciones saludables, pero sin que la justificación para esa acción sea el ‘no puedo’ sino pensando: ‘no es mi última cena y por lo tanto no tengo que matarme sino alimentarme para estar sano y tener un cuerpo cómodo’. Debemos mentalizarnos en que el objetivo de un plan de alimentación es perder peso pero sobre todo mantener esa situación sin pasar hambre porque, ¿quién quiere pasar hambre siempre?”, agregó la especialista, también autora de los libros “Comer” y “No Dieta” y directora del sitio web educativo Fat Fit.

Dra. Mónica Katz

“No dieta” es el nombre que la doctora eligió para titular un evento informativo y abierto a la comunidad que se desarrollará el 15 de octubre en la sala Pablo Picasso del complejo La Plaza, y en el cual, tal como comentó, “la idea es discutir e interactuar, pero sobre todas cosas salir del silencio cómplice. Llegó el momento de volver al sentido común. Somos muchos los que pensamos que tanto los medios como algunos profesionales contribuyen a instalar una idea negativa sobre las dietas, que está muy ligada a la prohibición, la abstinencia y el hambre”.

“Por eso -continuó- convocamos a aquellos librepensadores que quieren y pueden desafiar al modelo que nos imponen, que inclusive está sumamente diseccionado a lograr la perfección de la mujer mediante dietas que no sólo son peligrosas, sino que además conducen principalmente a la frustración, al estrés y a la reganancia de peso. Queremos, en definitiva, reunir a las personas que creen que es posible perder peso y mantener ese estado sin renunciar al placer de la comida”.

Las claves de un plan saludable

Al ser consultada con respecto a aquellas cuestiones que no pueden faltar a la hora de encarar un plan de alimentación saludable con el objetivo de perder algunos kilos, la doctora Katz refirió: “En primer lugar hay que tener en claro que para perder peso hay que cambiar la relación con la comida, pero también con la actividad física y con la alimentación en general. La pérdida de peso debe ser el resultado de cambiar, no el objetivo”.

“Por otro lado, debemos sacar al alimento de ese lugar de ‘ilícito’ en el cual lo han puesto. Hay que reubicarlo en el casillero de la nutrición y el placer. La comida además, debe volverse sabrosa y sobre todo cotidiana, porque de esa manera disminuye el deseo y el descontrol”, explicó la doctora, haciendo referencia al hecho de que evitando la prohibición, disminuyen las ganas incontrolables de comer algo, comúnmente asociadas al hecho de “no poder”.

“Además, debemos tener sumamente claro que es imposible privar a las personas de un grupo de alimentos, ya sean los hidratos o los lácteos. Esto es terriblemente peligroso porque al ‘demonizar’ determinados alimentos, estamos negando salud”, añadió Mónica Katz.

Por último, la doctora hizo referencia a la costumbre de privarse o medirse con la comida durante un tiempo o con un objetivo específico como puede ser una fiesta, para luego caer en el descontrol.

“Cuando yo me cuido y me cuido hasta que tengo una salida o ya me entró la ropa que me quería poner, después -casi indefectiblemente- vendrá el atracón. Y así, al ver que la metodología dio resultado, caemos en un círculo vicioso de abstinencia y excesos que nos lleva al modelo de dieta extrema que estamos tratando de erradicar en la cual, principalmente, se reducen muchísimo las calorías y se eliminan los hidratos”, concluyó la doctora Katz.

Número de matrícula del especialista consultado:

– Dra. Mónica Katz: M.N. 60.164


Comentarios


“Todos nacemos con derecho a comer rico, más allá de los kilos que tengamos”