Toman de rehén a una mujer y a sus cuatro nietos

Ocurrió tras una persecución por el asalto a un taxista.



NEUQUEN (AN).- Una abuela y sus nietos fueron tomados de rehenes ayer a la mañana por dos delincuentes que, luego de asaltar y tirotear a un taxista en esta capital, ingresaron a su casa para refugiarse de la policía que los perseguía.

Alrededor de las 6.40 los dos ladrones de entre 15 y 17 años irrumpieron en la vivienda del barrio Sapere, y luego de derribar la puerta a patadas, tomaron de rehén a la mujer de 70 años junto a sus cuatro nietos. Todos dormían y los sacaron de las camas a la fuerza.

Durante media hora y con la casa rodeada por móviles policiales, fueron obligados a permanecer en el comedor de la precaria vivienda ubicada en Michay al 2.300, mientras los ladrones negociaban con los uniformados la forma de entregarse.

En principio, a través de la negociación, fueron persuadidos de dejar salir de la vivienda a los niños, todos de menos de 11 años. Pero con los chicos en la calle y fuera de peligro, la policía decidió entrar y reducirlos por la fuerza a pesar de que en el interior permanecía la mujer como rehén, quien sería de apellido Parra Guzmán según informaron desde la fuerza.

“No tenían armas y luego de poner a salvo a los chicos se decidió actuar”, indicó ayer a “Río Negro” el comisario Roberto Martiarena, a cargo de la comisaría Primera que intervino en el hecho. Agregó que tanto la mujer como los chicos no sufrieron lesiones.

La persecución de los jóvenes había comenzado alrededor de las 6.30 en la intersección de Michay y Carmen de Patagones. Allí asaltaron al conductor del taxi que abordado en Alta Barda. Lo amenazaron con un arma calibre 22 y le quitaron la billetera con la recaudación y un teléfono celular.

Lo que no tuvieron en cuenta los ladrones, fue que al subir al coche, el taxista envió “una señal al operador de la empresa advirtiéndole que los pasajeros tenían actitud sospechosa”, explicó Martiarena. Por este motivo, y al no responder la víctima del robo los llamados, el operador decidió enviar a otro taxista a buscarlo y en forma paralela avisar a la policía.

En la intersección de ambas calles el taxista encontró a los jóvenes cuando huían del auto de su colega. Le dispararon cuatro proyectiles que impactaron en el parabrisas y las puertas del coche. Segundos después arribó el móvil policial y empezó a seguir a los jóvenes que optaron por ingresar a la casa en la que descansaba los chicos con la abuela, ubicada a dos cuadras del lugar del asalto.

Luego que los jóvenes fueran reducidos, la policía tuvo que montar un operativo paralelo con más uniformados para poder trasladarlos hasta la comisaría. Unos treinta taxistas arribaron al lugar con la intención de lincharlos aunque la fuerza logró controlarlos.

Ambos adolescentes quedaron detenidos en la comisaría del Menor por orden de la justicia. La información con la que contaban los investigadores hasta ayer, era que podrían ser oriundos de Capital Federal.


Comentarios


Toman de rehén a una mujer y a sus cuatro nietos