Torito Freak: Soy tu funk

Torito Freak cobra vida sobre el escenario. Es una banda para ver tanto como para escuchar. Es, definitivamente, un grupo que invita a bailar. Hoy presentará su nuevo disco “Torito Freak” en Roca. “Río Negro” habló con ellos sobre su flamante CD



#

Torito Freak cobra vida sobre el escenario. Es una banda para ver tanto como para escuchar. Es, definitivamente, un grupo que invita a bailar. Hoy presentará su nuevo disco “Torito Freak” en Roca. “Río Negro” habló con ellos sobre su flamante CD

Hebe Rajneri

Esta medianoche vuelve Torito Freak. Será para presentar su flamante disco “Torito Freak”, el tercero en su breve discografía. O quizás el segundo, si se tiene en cuenta que el anterior es una versión remixada del primero, “Desparrama alegría” (2006).

Cualquier banda con catorce años y más de 200 canciones tendría unos cuantos discos gabados. Pero no es el caso de Torito Freak. Y no es que le falten canciones. Es porque Torito Freak es un grupo de escenarios antes que de estudio. Una banda que vive del vivo.

Cuando el domingo se acerque a su primera hora, Torito Freak tocará por primera vez el disco tal como lo conocerá su público. Será en Urbano Bar (avenida Roca 1469), de Roca, la ciudad que tiene su propia banda de sonido. Porque Torito es un grupo de ciudad. Y Roca es su ciudad.

Antes de la presentación, Renzo Álvarez y Fernanda Archanco, miembros fundadores de la banda, dupla de voces y padres de tres niños, recibieron a “Río Negro” en su casa del centro roquense.

P: ¿Qué es Torito Freak?

Renzo Álvarez: Es un disco que grabamos en el estudio de Roberto García, de acá de Roca que se dedica a grabar bandas locales, sabe muchísimo. Nos enseñó mucho. Tiene una maquinaria bastante importante como para sacar un disco lindo como el que salió. Lo trabajamos durante un año y medio y ya lo tenemos en la mano como para presentarlo.

Fernanda Archanco: Tiene seis canciones nuestras y tres covers. Las nuestras fueron escritas por Cuki Álvarez (guitarra), letra y música. Es muy funky, potente. De nuestras dos vertientes musicales, el funk y el disco, éste es más funk que disco.

RA. Tiene dos canciones muy bonitas, “Resabios” y “Un viaje hacia la luna”, que son baladas que bajan un poco el ritmo funk que tiene el disco. El resto son muy moviditas, está muy bueno para escucharlo.

P: A qué suena “Torito Freak” y a qué suena Torito Freak? Son una banda inclasificable

FA: ¡Esa es la idea!

RA: Nosotros intentamos hacer la música disco y el funk como la ley manda, como tendría que ser. Pero resulta que al meterle el toque nuestro al género, las letras nuestras, la rítmica nuestra el género lleva nuestro toque Torito.

P: ¿Y ese toque qué sería?

RA: Un funky canción donde nuestro toque está en los arreglos vocales como en la parte musical.

FA: El bajo es muy importante para nosotros.

RA: El bajo y la batería van marcando siempre la base rítmica de Torito. El tiempo de la música disco siempre pasa por ahí.

P: ¿Qué diferencias hay respecto de “Desparrama alegría” (2006), el anterior disco?

RA: Cambia el sonido, se nota la diferencia de años en nosotros como compositores y como intérpretes. No veo diferencias en el estilo. Creo que ambos combinan los ritmos y la composición de la misma manera. Sí veo que se nota en este disco la cantidad de años nuestra tocando y el modo en que abordamos la grabación.

P: Quedaron conformes con el sonido del disco?

RA: Sí, pero siempre creo que podemos dar más, tanto en lo musical, las letras, nosotros como artistas.

P: ¿Cómo va a ser ahora con más vientos a partir de la incorporación de Walter Lusarreta?

RA: Diego de la Vega (batería) los bautizó Mercier-Ortigoza (risas). Son nuestro doble-cinco ahí bien plantados.

FA: Muchos temas van a tener arreglos distintos. Por ejemplo, “Mundo de soles”, que no está en este disco pero lo vamos a tocar. “Lucy” también tiene otros arreglos de vientos. Antes hacía la melodía completa, ahora llegan hasta la mitad y vuelven

P: Respecto de la grabación del disco, para su presentación hay cambio de bajista, una guitarra menos y un saxo más ¿Cómo prepararon el show de esta noche con esos cambios?

RA: Hay un teclado que sostiene la ausencia de la guitarra y los arreglos de los vientos no son los mismos respecto de lo que teníamos antes. En cuanto al bajo, puede haber diferencias de volumen quizás.

P: ¿Cómo se suma Walter Lusarreta?

RA: Walter toca el saxo alto y Pablo de la Fuente, el saxo bajo. Ahí tenés una diferencia fuerte. Los arreglos de viento llevan más tiempo de trabajo.

P: ¿Qué le agrega a Torito el doble viento?

FA: Cuando no teníamos esta formación tan potente de vientos, a todos esos arreglos los hacíamos de manera vocal, con nuestras voces. Ahora nos podemos ir para atrás un rato y adelantar las voces de los vientos. Hacen más cosas de las que dos voces te podían dar en escena.

P: ¿Por qué no reemplazaron la guitarra?

RA: No lo pensamos siquiera. Directamente resolvimos que no íbamos a seguir con dos guitarras.

FA: Y Cuki es un guitarrista tremendo. El tiene muy en claro cuándo hacer rítmica y cuándo desprender un solo. Y nos gustó también cómo sostenían la base el teclado, el bajo y la batería.

P: De todas las canciones que han compuesto en estos catorce años, ¿cuáles llegan al disco?

RA: Tenemos doscientas canciones más o menos compuestas, muchas de ellas están a medio terminar, otras son algunas líneas de música y letra. Pero unas cuarenta a cincuenta son parte de nuestro repertorio, las que tocamos siempre. Para una banda autogestionada como Torito Freak es muy difícil llegar al disco, poder entrar a un estudio y grabar, por cuestiones económicas, de familia, nuestros otros trabajos y demás. Además somos muchos músicos y cuesta juntarse para trabajar los temas. Por eso, llevamos al estudio lo que estamos utilizando, las canciones que venimos tocando en los shows y que por ese motivo está más trabajadas.

P: ¿Y el vivo? Porque el vivo es fundamental en Torito.

RA: Bueno, el mismo público nos hizo ver que las canciones anteriores estaban buenas y les gustaban, entonces las tenemos que volver a traer. No las vamos a grabar, pero las tocamos en los vivos. Las vamos reciclando y las mantenemos en escena. Igualmente vamos renovando ese repertorio, ahora con varias canciones de este disco y con covers también. Y no es lo mismo escuchar a Torito en el disco que en vivo. En vivo es otra cosa, otra energía.

FA: El vivo es siempre muy particular. Y único. Sea con quien sea. Como banda estamos muy bien ensamblados, más allá de los cambios en la formación. Podemos sumar o restar músicos, pero la esencia siempre está.

RA: Para salir a promocionar Torito vamos los tres, Cuki, Fernanda y yo. Porque lo nuestro son las canciones. De hecho, así componemos, con una guitarra criolla, un cajón y nuestras voces. Después lo pasamos a los demás músicos. Cuki escribe las canciones y las empezamos a trabajar y pulir como banda.

P: ¿De qué van las letras de Torito?

RA: Una mezcla de cosas que nos han pasado, las relaciones entre las personas, lo cotidiano, la vida diaria de cualquiera de nosotros. Pero nuestras letras no apuntan a situación romántica, apuntan a otra cosa.

P: Torito es una banda que hace lo que casi nadie hace acá. Tienen un estilo y una instrumentación poco habitual para las bandas locales. Incluso en el modo de trabajar las voces.

FA: Esa es una decisión nuestra, algo que forma parte del estilo Torito.

RA: Son tres voces, las nuestras y la de Cuki. Tratamos de no tener una sola voz principal. A la banda le da otro color.

FA: Elegimos hace un tiempo ir al unísono. Hacíamos arreglos pero sentíamos otra fuerza cuando sonaban las tres voces al mismo tiempo. Una vez Luis Cide (N. de la R.: eximio guitarrista de jazz local) nos dijo que eso que nosotros hacemos es muy difícil porque es fácil pifiarle y cuando eso pasa se nota. Para nosotros ir al unísono nos da soluciones, nos ofrece cosas que eleva a la banda.

RA: Y otra cosa, Torito es una banda de muchos músicos. Somos siete y a veces ocho. Es muy difícil encontrar un buen sonido donde tocamos o con los equipos que conseguimos para darnos sonido. Y nuestro sonido no es el de una banda de rock, no es tan fácil para nosotros sonar bien. Nuestros tonos de voz no son los mismos por lo que cuando cambiamos las voces también hay que cambiar aspectos del sonido. Los vientos también exigen sus propios arreglos de sonido.

P- ¿Y eso cómo lo manejan?

RA: Cuando armamos la lista de temas, para no tener que saltar de un lado a otro ante cada cambio de tema (risas). Ahora estamos trabajando con el sonido de HG, que tienen un sonido infernal.

P: ¿Pudieron ser más de lo que son? Despegar de la ciudad, por ejemplo. Probarse en escenarios mayores en Capital Federal.

FA: Lo decidimos así nosotros. Y cuando digo nosotros me refiero a Renzo, Cuki y yo, el núcleo de Torito. Ser fuerte en tu propio lugar de trabajo, en el lugar donde está tu vida. Nosotros no nos vamos a ir a vivir a Buenos Aires. Para mi no hay nada más lindo que bajarte del escenario y encontrarte con tu gente, que te vio catorce años.

RA: Nosotros queremos ser fuertes acá. Somos Torito Freak de acá de Roca. Hace tres años pudimos haber firmado con el productor de La Bomba de Tiempo y despegar, el tipo estaba enloquecido con Torito, pero no lo hicimos. Bajamos a tierra.

P: ¿Y grabar en un estudio de Buenos Aires?

RA: Yo creo que eso sí se puede dar más adelante. No estamos pensando en eso, pero se puede dar.

P: En el caso de ustedes, la idea de formar una familia también influye en la decisión de quedarse acá?

RA: Sí, puede ser que nos haya influido la casa, los chicos, nuestros trabajos acá.

El videoclip lo hace el público

El show de esta noche será algo más que la presentación del nuevo disco, Torito Freak. Será también el de la filmación del nuevo videoclip de la banda. Y lo será de un modo muy particular porque lo filmará el público. La gente que vaya a ver a Torito se puede filmar antes del recital, arreglándose, haciendo su previa, luego yendo al recital y dentro del show. Allí la banda anunciará el tema del videoclip y la gente con sus teléfonos filmará a la banda en acción. Todas esas imágenes serán editadas y conformarán el segundo video de Torito, después de “Lucy”, de 2010.

Pasajeros en trance

¿Qué tiene que ver la guerra en Afganistán con Torito Freak? En el verano de 2002, Fernanda Archanco, que estaba radicada en España desde hacía un tiempo, regresó a Roca para pasar ese verano y lo hizo con Alberto, un músico amigo catalán que quería conocer la Patagonia. El regreso a Europa estaba previsto para marzo de se año, pero los aeropuertos cerrados en el Viejo Continente por el ataque militar contra los Talibanes postergó la vuelta casi un año. Durante ese tiempo, Fernanda, Renzo, Cuki y otros músicos de la ciudad empezaron a darle forma a una banda que tenía a Alberto como bajista estrella. Y como todos conocían a Alberto como Torito, la banda adoptó ese nombre. Y Freak, bueno quizás porque en ese tiempo escuchaban mucho a Freak Power y el juego de palabras le cerró a todos. Quizás Torito Freak hubiera existido de todos modos, más allá del viaje postergado, pero habría sido otro Torito.


Comentarios


Torito Freak: Soy tu funk