Torpezas

Redacción

Por Redacción





ANáLISIS

ÍTALO PISANI ipisani@rionegro.com.ar

Las feroces arremetidas contra la Justicia de un gobierno cegado por su obsesión de destrozar a un enemigo declarado, han provocado la segunda derrota en apenas cuatro días. En el empeño por presionar a un poder independiente en todas sus instancias –incluida la Corte– se han embarcado no sólo los ultras del oficialismo; también el ministro de Justicia Alak y hasta la propia presidenta con un verbo flamígero en medio de la “Fiesta de la Democracia”. Como si no se hubiese comprendido el primer papelón del maltrato de una Cámara para el intento fallido de evitar que prorrogue la cautelar de Clarín, el Ejecutivo persistió en su capricho: apeló a la Corte por la vía del per saltum, un “by pass” que no sólo los juristas sino cualquier conocedor del derecho consideraban un disparate. Parece increíble que tantos actores de primer orden del gobierno hayan producido un bochorno semejante frente al máximo tribunal de Justicia, de la mano de un recurso obtenido por una ley dictada a medida de la guerra entablada con Clarín, y cuya aplicación era a todas luces inviable, sobre todo porque no se había producido fallo de primera instancia y porque no había instancia que saltear. ¿Cómo puede un gobierno derrapar así sin que sus funcionarios tomaran los recaudos más elementales? Una presidenta abogada por sí misma bastaría para mensurar los riesgos de recursos inapropiados del derecho. Pero si la guerra contra la prensa y las “corporaciones” la cegara, están su ministro de Justicia y una ristra de segundas líneas y asesores para que le abran los ojos ante la posibilidad de un traspié. Y si escaseara la profesionalidad y abundara la pleitesía, también están los especialistas en tanteos, con contactos suficientes en el ámbito de la Justicia como para certificar la viabilidad de una maniobra de tanta exposición. Ninguna alarma funcionó. Ayer la Justicia ha vuelto a dar un ejemplo de dignidad y encuadramiento a las normas. Y el Ejecutivo una patética muestra de lo que es capaz de cosechar frente a tanta provocación a la ley y a la independencia. Sólo cabe esperar lo improbable: las renuncias de quienes, tras tantas equivocaciones, expusieron al gobierno a un conflicto de poderes por torpeza propia.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Torpezas