Trabajan para recuperar a los expulsados del sistema



NEUQUEN (AN).- Luciano mueve con destreza sus manos para completar un circuito combinado de electricidad. En otra aula próxima, Exequiel aprende los conocimientos básicos del Word, en una de las seis computadoras que comparten entre varios alumnos. En la cocina, otro grupo indaga en unas recetas de cocina. Las actividades son parte de la propuesta alternativa de la escuela media Nuestra Señora de la Guardia, que depende del Obispado neuquino, para tratar de recuperar a los chicos excluidos del sistema educativo.

Se trata de una experiencia que complementa las materias tradicionales, con los talleres de informática, cocina, electricidad y de técnicas agropecuarias que ofrece la escuela para los chicos, explicó la directora María Inés Cafiero. También brinda desayuno y almuerzo porque la jornada comienza a las 8 y finaliza a las 16. Esa es una de las razones por las que no han perdido clases los chicos.

La escuela comenzó a funcionar este año con 60 alumnos, de entre 13 y 21 años, distribuidos en dos cursos de primer año. Son chicos provenientes de los barrios Colonia Nueva Esperanza, Valentina Norte rural y el sector Los Hornos, Hipódromo, Belén y de las tomas que han irrumpido en el oeste de la ciudad.

El cuerpo docente lo conforman 16 profesores cuyos salarios aporta el CPE, junto con el traslado en colectivo de los alumnos. Pero es lo único. El edificio, que no tiene agua potable ni cloacas, pertenece al Obispado, y los materiales de los talleres se consigue golpeando puertas, y los padres colaboran para mantener el comedor.

Aún así, pusieron en marcha el proyecto y a pesar de que hubo 3 deserciones en lo que va del año, ya tienen 30 chicos en lista de espera para el próximo año.


Comentarios


Trabajan para recuperar a los expulsados del sistema