Trabajo, talento y empeño

por: JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar

No quedan dudas de que todo lo que ponen en el escenario lo ponen después en sus trabajos discográficos. Son tan impecables arriba de las tablas como en el disco que llega a cada casa. Y tampoco quedan dudas de que es trabajo, talento, empeño y mucha dedicación lo que hace que este dúo esté hoy en el lugar en que está, con nuevas producciones y con un premio más a su trayectoria.

No es fácil en el ámbito del folclore destacarse por encima de otras figuras, sobre todo cuando se hace música de autores de varias décadas atrás y que no eran precisamente los más divertidos ni los que pensaban más en vender discos que en escribir cosas profundas.

El Dúo Coplanacu recibió la distinción Konex de platino, reconocimiento a todo lo que dije, el trabajo, el esfuerzo y sobre todo el resultado.

Lo dije varias veces, quién se anima a subir a un escenario en un festival con una multitud y elegir en su repertorio los temas de don Atahualpa Yupanqui, quien escribió cosas brillantes, pero las cantaba de modo tan aburrido que uno se quedaba sólo con la letra.

Ese, a mi modo de ver es el mérito más grande de Coplanacu, rescatar a un autor incomparable y llevarlo otra vez a los escenarios con el desafío que eso implica. Coplanacu hizo que los temas de Atahualpa lleguen a la gente, que los tarareen, que los reproduzcan, en definitiva que los escuchen.

Coplanacu presentó hace muy pocos días su nuevo CD, "Corazón sin tiempo", que como novedad incorpora la mandolina, ese viejo instrumento de cuerdas dobles de metal pulsadas con plectro y afinadas como el violín, Sol, Re, La, Mi, con una caja de resonancia que puede ser cóncava o plana según el constructor, y con un diapasón de 18 a 20 trastes.

Claro, dicho así puede resultar apenas informativo, pero escuchado en una chacarera, le aseguro que se le caen las medias.

Y eso es lo que tiene Coplanacu, se supera de un trabajo a otro, innova, suma, aporta ideas, porque la música sin ideas no progresa, no crece, no suma seguidores.

Coplanacu suma virtudes y consigue reconocimientos todo el tiempo. Coplanacu está tan instalado que no falta en los festivales que se precien de importantes y generó un feeling tan aceitado con el público que esos mismos temas que en otros tiempos eran aburridos, ahora son seguidos por aplausos, bailes y emoción.

Coplanacu es el ejemplo más actual de los innovadores, de los que no se quedan quietos, de los que saben que la música necesita de iniciativas y eso es lo que expresan en su nuevo trabajo.

Como si fuera poco, tal vez también con una visión comercial, los "Copla" como los llama el público festivalero, sumaron a su último trabajo varios aportes del folclore español y venezolano.

Coplanacu es para recomendar, es para elegir un festival donde ellos estén e ir a escucharlos y verlos, porque el show es completo, siempre con el violín como invitado especial, ejecutado magistralmente para darle un toque especial a este folclore que en sus manos hasta suena distinto.


Comentarios


Trabajo, talento y empeño