Tracción para todas las ruedas

Vegetación, barro o nieve: con la tracción a las cuatro ruedas, las sorpresas e inconvenientes se afrontan de un modo más relajado, por lo que cada vez más fabricantes equipan los modelos normales con las ventajas de un 4x4.



#

Los compradores que se deciden por una camioneta siempre dan los mismos motivos para justificar su adquisición: posición elevada, mejor vista y una tracción más segura. Pero la tracción ya no es patrimonio exclusivo de los SUV.

Ese equipamiento obviamente no es gratis. Por ejemplo, Volkswagen pide más de 2.000 dólares de precio extra por la tecnología 4Motion en el Golf y aún más BMW en la Serie 5 por el xDrive y Porsche por la “4” en el modelo Carrera. Por otro lado, con la tracción a las cuatro ruedas aumenta el peso, la fricción interior y el consumo.

La oferta de tracción a las cuatro ruedas comienza precisamente con los coches pequeños, como el Suzuki Swift o el Fiat Panda 4x4. En el segmento medio, las opciones son mayores: Volkswagen ha hecho de eso su argumento de venta en el Golf, el Touran, el Caddy o el Sharan, al igual que en el hermano Seat Alhambra.

Pero la firma alemana no está sola. En el segmento premium han descubierto también las virtudes de la tecnología y así la han impulsado hacia abajo. Por ello ya existe el BMW Serie 1 como xDrive y el Mercedes Clase A con 4Matic.

En las clases superiores, los Audi A4, A6 y A8, las Series 3, 5 y 7 de BMW y las Clases C, E y S de Mercedes ya se pueden comprar desde hace años con tracción a las cuatro ruedas. Esa variante supone un buen porcentaje de las venta: más del 50 por ciento del Audi Quattro, por ejemplo. Mercedes ya no exporta la Clase S con tracción trasera a algunos mercados mundiales.

Otros muchos les siguen: Jaguar empieza ahora con el XF y el XJ por primera vez con tracción total, Opel la ha redescubierto para el Insignia, y Ford prepara una versión 4x4 para la siguiente generación del Mondeo.

Incluso Peugeot y Citroën están mostrando ambiciones. El concepto Hybrid4 y el eje trasero con tracción eléctrica en el 508 y el DS4, respectivamente, no son sólo una combinación eficiente. Con carga total tienen tracción a las cuatro ruedas al menos durante unos kilómetros.

La elección no aumenta con el formato y el precio, sino sobre todo con la potencia: los fabricantes apuestan especialmente por ofrecer tracción total en los modelos deportivos. AMG, firma hermana de Mercedes, la ha incorporado a los modelos compactos A45 y CLA45, así como en el E63 AMG.

Franciscus van Meel, jefe de Quattro, firma de Audi, vende todos sus modelos deportivos desde el S1 hasta el R8 con tracción a las cuatro ruedas. Y la firma de lujo Bentley ya no hace nada con tracción trasera únicamente. Lamborghini sólo produce ya una serie especial del Gallardo sin tracción total.

Varias clases por debajo también la usan los ingenieros en función de la velocidad: el Opel Insignia OPC o el nuevo Golf R con 300 caballos sólo se venden con tracción total. Quienes compren el Porsche 911 tienen también la posibilidad de la opción “4”.

Hay buenos motivos para ello, asegura el legendario piloto de rallies Rauno Aaltonen: “La tracción a las cuatro ruedas no sólo ayuda en la pista de rally o en el invierno de Finlandia”.

Sistemas electrónicos como el control de estabilidad ayudan en ese sentido, aunque subir cuestas pronunciadas o conducir sobre nieve se hace mejor con una tracción a las cuatro ruedas que a dos. “Si me dan a elegir entre llantas de aluminio, asientos de cuero o una buena tracción total, me decantaría siempre por ésta última”, dice Aaltonen.

Pero no basta sólo con eso, avisa el ex piloto, ya que una buena tracción dependerá también de los neumáticos, y no hay que olvidar que disponer de ella no hace menos necesaria la precaución, la seguridad y evitar maniobras arriesgadas. “También se pueden vivir sorpresas desagradables con un coche con tracción a las cuatro ruedas”.

dpa


Comentarios


Tracción para todas las ruedas