Tradición ladrillera en pie en el centro neuquino

El paraje rural Los Hornos es el lugar desde donde 50 emprendedores mantienen viva la producción de ladrillos y buscan crecer a pesar de la crisis. Incorporaron nueva maquinaria.





LOS HORNOS (AZ).- En el paraje de Los Hornos alrededor de 50 emprendedores con mucho esfuerzo y a pesar de la crisis económica aún siguen alimentando la producción ladrillera, lo que permite garantizar que una de las tradiciones del lugar continúe vigente. Al mismo tiempo abre un rumbo económico para acompañar el crecimiento de este paraje rural ubicado a unos 8 kilómetros de Mariano Moreno. La actividad tuvo un notable resurgimiento gracias a que el 19 de septiembre de 2002 un grupo de ladrilleros conformó la Comisión de Pequeños Horneros. Desde aquel momento, con la compañía de la intendencia local emprendieron distintas gestiones para mejorar la producción. En este sentido la provincia, en 2003 y a través del Centro PyME, entregó microcréditos a los ladrilleros para mejorar su labor y aceptó que los paguen con materiales. Asimismo se les otorgó un aporte económico que permitió la compra de maquinarias que fueron utilizadas en las habituales tareas de los horneros. La crisis económica que comenzó a golpear a la producción sumió en un pronunciado letargo a la mayoría de los horneros del lugar por el aumento elevado de los insumos y por la caída en la demanda de los productos. Muchos de ellos hace más de 4 años que están alejados de la actividad o bien producen a pequeña escala. Sin embargo aquella Comisión de horneros hoy se transformó en una Asociación Civil con algo más de 20 integrantes y a través de ella y consciente de los nuevos tiempos tecnológicos se embarcaron en un proyecto de industrialización de la actividad, con lo cual se han cifrado muchas esperanzas y expectativas. A través de la Asociación Civil “Pequeños Horneros” sus integrantes lograron la concreción de la compra y traslado de una máquina adobera y asimismo de la capacitación relacionada al Plan Social Minero, con un aporte realizado por la Secretaría de Minería de La Nación de 203.000 pesos cuya finalidad es producir ladrillos en forma industrializada. “Con la llegada de esta máquina estamos seguros de reactivar la producción ladrillera en el lugar, poder generar al mismo tiempo más fuentes laborales y bajar en algún momento los precios de los ladrillos para mejorar las condiciones de competitividad”, señaló el actual presidente de la Asociación, Pedro Martínez. Además indicó que “una de las ventajas será que al estar en un espacio cubierto nos permitirá trabajar todo el año y no como hasta ahora que sólo se puede hacer en la temporada septiembre-abril, además se mejora el rendimiento ya que con la máquina se producirán 1.200/1.300 ladrillos por cada hora de trabajo, una cifra que antes se lograba con todo un día de esfuerzo”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Tradición ladrillera en pie en el centro neuquino