Traful: la cocina de vanguardia del chef Guillermo Pardal con los mejores productos de Neuquén

El joven profesional apuesta todo su saber y creatividad para elevar aún más la oferta gastronómica de la cordillera patagónica.





Guillermo Pardal (25) quiere ser un gran chef. Ese es su sueño y para esa meta rema y rema. Hoy lidera la cocina del hotel Alto Traful, donde parece encontrar la síntesis entre cordillera y Patagonia que tanto lo seduce y potencia.

Para su corta edad ya registra una intensa experiencia que lo pinta de cuerpo entero. Es de Loma Negra, Olavarría, provincia de Buenos Aires. Estudió gastronomía en el instituto Cibum de Tandil, donde trabajaba al mismo tiempo. “Mis estudios siempre fueron posibles gracia a la ayuda de mi mamá y mi abuela materna, que sin ellas no podría estar donde hoy estoy. Siempre me acompañaron en todas mis andanzas y confiaron en mi”, comparte con cierta emoción.


Guillermo Pardal se juega todo hoy por ofrecer la mejor cocina cordillerana neuquina posible.

Llegó al sur como muchos, como mochilero: dispuesto a conocer, a ver qué pasa… “Llegué con unas ganas enormes de incursionar en la gastronomía patagónica.. y lo fui logrando. Extrañaba mucho a mi familia pero lo soportaba con tantas horas y horas que le ponía a la cocina. Debo reconocer que trabajé con gente muy buena en lo personal y profesional, tuve la suerte de aprender mucho a su lado y crecer profesionalmente. Algo importante: la gente del sur me trató muy bien y tengo un cariño enorme con la gente de San Martín de los Andes, en especial, que desde el día uno me recibió de la mejor manera”, comenta Guillermo instaladísimo en su cocina en Traful.

En San Martín de los Andes trabajó en “El Regional” y luego en la cervecería Piedra Buena (“sus dueños Martín y Vale son un amor de gente “). Al mismo tiempo trabajaba en el Cerro chapelco, con Matías Mokorel y Diego Galeano, que “me enseñaron y pulieron mucho”. Ahí mismo tuvo la suerte de entablabar amistad con un chef prestigioso de la región, Guillermo Ponce de León. “Cada vez que tuve dudas en la cocina o del armado de cartas él me ha guiado”.


«La estética juega un papel muy importante en mi cocina», comenta Guillermo Pardal a Yo Como. Hoy comanda la cocina de Hotel Alto Traful

Tras la temporada invernal del 2018 se fue a Andorra donde la estadía, si bien fue fugaz, terminó de convencerlo de que en alcanzar el máximo de profesionalismo estaba la clave para ser feliz en la cocina. Al volver estuvo un tiempito en su ciudad natal… por qué tiempito… “porque el sur me llamaba”. Obedeció ese llamado recalando como chef del Hotel Plaza Patagonia, primero en San Martín de los Andes, y Hotel Alto Traful ahora. “Aquí tuve la suerte de que Mariano, el gerente del hotel , y sus dueños Thais y Carlos, confiaron en mi desde momento cero, dándome la oportunidad de hacer la cocina que me gusta y poder armar el equipo a mi manera”. Comenta que le ha hecho bien la amistad que está entablando con un colega local, Angelo Trombeta. “La cocina es una gran comunidad donde se crean lazos para siempre”, resalta.


Guillermo valora sin límites el apoyo incondicional que recibió siempre de su madre y abuela materna a lo largo de su trayectoria de estudios y laboral, tanto en su Olavarría natal como en el lugar que haya elegido vivir.

Antes de hablar de la cocina que más le gusta quería saber si este nómade andaba solo por la vida. “Tengo la suerte de tener como compañera de vida a Giselle, mi pareja, que me ayuda mucho en el día a día, guiándome mucho. Mis logros, en gran parte, también se deben a ella y es por ella. Ahora trabaja conmigo como personal de salón”.

Ahora sí hablemos de su cocina. “El pasado 9 de julio inauguramos la cocina acá en el hotel con un equipo que si bien es el mismo de la temporada anterior, arrancamos con otra cabeza. Desde lo profesional tenemos gente muy buena que trabaja día a día brindando lo mejor de sí, empezando desde mozos, cocina, recepción, mucamas, mantenimiento y gerencia… estamos todos muy enchufados en hacer las cosas muy bien y brindar lo mejor para que la visita al hotel sea sumamente placentera”.


Un plato recién servido en una de las mesas del Hotel Alto Traful.

“Mi cocina es más bien de vanguardia, jugando mucho con los colores en los platos y diferentes técnicas. Trato de utilizar productos regionales para que la gente que nos visita conozca nuestra gastronomía y a su vez juego un poco con productos de la cotidianeidad. La estética juega un papel muy importante en mi cocina, aportando creatividad a la hora de emplatar. En este caso el sabor es el gran protagonista porque proporciona una experiencia única, que te deja » con ganas de más «.
Utiliza técnicas modernas haciendo hincapié en las texturas y temperaturas.
“Mis expectativas en Traful pasan por desarrollarme gastronónicamente y hacer conocer en lo que pueda aportar a nuestra cocina de Hotel Alto Traful. Por lo pronto puedo decir que mis deseos se están plasmando con el apoyo y ayuda de la gente que me acompaña. Esto se hace en equipo o no se hace. Hoy, más que nunca, aspiro a cumplir mi sueño de ser un buen chef; creo que voy por el buen camino para lograrlo”, afirma Guillermo.

Tiene toda la vida por delante, prepotencia de trabajo, capacidad para asombrarse por todo y es agradecido. A los 25 años, en Traful, el futuro le sonríe y guiña un ojo.

Guillermo, en un momento de la entrevista de Yo Como.


Comentarios


Seguí Leyendo

Traful: la cocina de vanguardia del chef Guillermo Pardal con los mejores productos de Neuquén