Trágica fiesta de Halloween en Madrid

Hubo tres chicas muertas y dos heridas graves. Ocurrió en un hacinado espacio con casi 10.000 personas. Una avalancha tras una bengala habría sido la causa.

Imagen de video/El País

Tres jóvenes murieron de madrugada asfixiadas y dos quedaron internadas en estado crítico al resultar aplastadas en una multitudinaria fiesta de Halloween que se celebraba en el pabellón deportivo Madrid Arena de la capital, propiedad del Ayuntamiento. Las víctimas tienen entre 17 y 20 años y son todas españolas. La Policía, que investiga si se respetaba la capacidad –de 10.600 personas– y si las medidas de seguridad eran las correctas, habla de una “avalancha” y apunta a una bengala como origen del suceso, que se produjo no en la pista de baile sino en el pasillo principal de acceso. El Ayuntamiento, que lo define como un “agolpamiento”, también señala a un petardo o una bengala.

Una de las fallecidas es Katia Esteban Casielles, de 18 años, nacida en Madrid y que vivía en el municipio de Daganzo; otra se llama Rocío Oña Pineda, también de 18 años y de Madrid. Hay una tercera que había sido en un principio identificada erróneamente, pero que finalmente es Cristina Arce de la Fuente, amiga de Rocío y ambas residentes en el barrio de Alameda de Osuna de la capital. Las dos ingresadas en el hospital son María Teresa Alonso Vinateo, de 20 años, que está en el hospital Jiménez Díaz, y Belén Langdon Real, de 17, en el Doce de Octubre, informan Jesús Duva y Francisco Javier Barroso.

En el recinto, que fue desalojado lentamente por los agentes para evitar otro incidente, se celebraba el Thriller Music Park, una fiesta temática con música electrónica y de ambiente de terror, según explica la web del pabellón. La empresa organizadora, Diviertt S.L., había alquilado el lugar y contratado un servicio médico, que “se ha visto desbordado por el suceso”, según ha indicado Emergencias. “La dotación médica fue encargada a una empresa sanitaria especializa en eventos de gran concurrencia, que aportó todos los medios y recursos exigidos por la normativa vigente”, señala en un comunicado Diviertt.

La empresa, que lamenta lo ocurrido, confirmó que una bengala fue lanzada en uno de los nueve vomitorios de acceso al recinto, lo que provocó el pánico “de forma aislada entre algunos asistentes” y la consiguiente “estampida”, entre “ruido y chispas y mucho humo”, según relatan los testigos.

Tras solidarizarse con las familias de las víctimas y ofrecer “toda la colaboración” a las autoridades, la empresa insistió en que el evento “cumplía todas las normativas del protocolo de seguridad exigidas por la Delegación del Gobierno”. Además, subrayó que la capacidad del lugar, “certificada por la empresa externa de control de acceso, estaba por debajo del exigido para este evento”.

El dueño de la empresa, Miguel Ángel Flores, es un conocido empresario de eventos propietario también de FSM Group, que reabrió la discoteca Alcalá 20 con el nombre de Adraba tras el incendio de 1983 en el que murieron 82 personas en aquel local.

El vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, aseguró que “no había exceso de aforo y no se desalojó para evitar el pánico”. Detalló que se vendieron 9.650 entradas sobre una capacidad total de 10.600 personas y que las “salidas de emergencia funcionaban correctamente”. (“El País”)

Desconsuelo de amigas de algunas de las víctimas.


Comentarios


Trágica fiesta de Halloween en Madrid