Trágico accidente en el acceso a Rincón de Emilio

Un hombre murió y dos chicos resultaron gravemente heridos al caer por la barda.



NEUQUÉN (AN).- En un espectacular accidente en la entrada al barrio Rincón de Emilio, un hombre mayor falleció casi al instante, a pesar de la velocidad con la que se desplegó la asistencia médica, y dos niños de aproximadamente 12 y 13 años resultaron gravemente heridos. El chico mayor estaba consciente cuando llegaron las ambulancias, e incluso indicó la cantidad de personas que viajaban en el auto y explicó parte del accidente. El otro niño, que fue encontrado varios metros barda abajo, presentaba el cuadro más severo. Al cierre de esta edición ambos eran asistidos en el hospital Castro Rendón. El accidente ocurrió a las 21:18 de ayer, la hora que quedó registrado el llamado de los vecinos al 101 para reclamar ayuda. Se trataría de un padre (de 50 años), su hijo y un amigo de este último, que bajaban a bordo de un VW Fox por la calle por la que se accede al barrio. Por causas que al cierre de esta edición se intentaban esclarecer, golpearon primero la protección del carril opuesto y, de allí, salieron disparados hacia el barranco que hay entre el acceso y el barrio. Desde el guard-rail, que prácticamente funcionó como una rampa, las mediciones de los peritos contaron algo más de 60 metros. Ninguno de los tres ocupantes habría llevado el cinturón de seguridad. El hombre y el menor de los dos chicos fueron auxiliados a un costado del VW, que quedó sobre tres de las cuatro ruedas mirando hacia la ruta, ya que la cuarta fue despedida incluso más lejos. Cuando llegaron las ambulancias, ambos estaban inconscientes y presentaban heridas graves en todo el cuerpo, a tal punto que el hombre no logró sobrevivir. Extraoficialmente trascendió que se trataría de un padre y su hijo, junto a un amigo de este último. Los primeros en llegar al lugar fueron los vecinos, alertados por el estruendo que produjo el auto al rodar por el barranco. “No fue un solo ruido, fueron muchos, y no paraba más”, describió una de las vecinas más cercanas al lugar del accidente. El acceso a Rincón de Emilio es una calle de construcción similar a una ruta: cinta asfáltica, sin cordones, ancha e incluso en muy buen estado; todas condiciones para que se alcance, cuando se viaja hacia el barrio, una gran velocidad. Se trata de una bajada pronunciada en la que la visibilidad es amplia, otro factor que inspira seguridad en los conductores. Por todas estas razones, las protecciones a ambos lados muestran los signos de numerosos accidentes. Esta vez, el guard-rail no logró contener el impulso que llevaba el VW negro y ni siquiera llegó a romperse: prácticamente se hundió sobre la banquina y terminó dándole mayor velocidad. Al cierre de esta edición no se habían confirmado las identidades de los ocupantes ni brindado un parte médico.

Luis García


Comentarios


Trágico accidente en el acceso a Rincón de Emilio