Tramar está en marcha en Sierra Grande



#

Casi 2.000 cajones de pescado entraron a la planta para ser procesados.

Estuvo un mes paralizada

SIERRA GRANDE (ASG).- Después de un mes de paralización, la planta procesadora de pescado Tramar SA volvió a trabajar. La semana pasada los dos buques que abastecen del pescado a la empresa retomaron la actividad y la planta se puso en marcha otra vez. La empresa aún debe tres quincenas a sus trabajadores que sintieron preocupación por la tormenta laboral que había en la planta y que generaba una total inseguridad en los trabajadores. Pero quien puso paños fríos frente a las versiones fue el propio titular de Pesca de la provincia, Miguel Alcalde, que sostuvo que la planta serrana, propiedad del empresario chubutense Roberto Valle, nunca estuvo en riesgo de cierre. Tramar SA es la única empresa que procesa pescado en Sierra Grande y en plena crisis pesquera en todo el país supo mantenerse a flote y sobrepasar los avatares. Pero esta vez la situación de crisis estuvo relacionada a motivos de cambio de directorio, que dejó virtualmente sin gobierno a la empresa por un tiempo y con importantes deudas. Hoy la empresa sigue siendo de Valle, pero está administrada por el apoderado de la empresa Víctor Lacerenza, de Mar del Plata. A los trabajadores les adeudan tres quincenas y hoy la empresa se pondría al día porque pagaría lo que falta, según trascendió. Trajo alivio a los trabajadores y a la actividad en sí de la planta procesadora que la semana pasada los buques Marina Zeta y Santa Madre salieron a la pesca desde el puerto de la vecina ciudad de San Antonio Oeste y entraron a la planta 830 cajones de pescado primero y 1.044 después, entre el jueves y el lunes. Con los casi 2.000 cajones de pescado, hay suficiente merluza, abadejo y pez gallo para el trabajo seguro de dos semanas de manera constante. La crisis que tuvo Tramar fue tal, que incluso la semana pasada la empresa tuvo hasta el agua cortada por una fuerte deuda.


Comentarios


Tramar está en marcha en Sierra Grande