Tramo final para sellar la pérdida



NUEVA ORLEANS, EE.UU. (AFP).- La petrolera BP se preparaba ayer para sellar definitivamente el pozo averiado en el Golfo de México, que originó la peor catástrofe ambiental en la historia de Estados Unidos, tras las demoras ocasionadas por la tormenta tropical Bonnie. El director ejecutivo designado de la petrolera británica, Bob Dudley, prometió que BP no abandonará a los residentes de las zonas afectadas por el derrame de crudo luego de que el pozo dañado quede sellado. BP espera liquidar el pozo en una operación denominada “static kill”, a través de la cual se le inyectará barro y cemento a través de un embudo instalado el 15 de julio. El viernes, Dudley dijo que la operación se había demorado un día pero que “tenemos esperanza de que para el martes la operación ‘static kill’ ya haya sido realizada”. El almirante Thad Allen, cabeza de la supervisión del gobierno para esta catástrofe ambiental, afirmó que la demora era necesaria para permitir a los ingenieros remover los escombros del pozo dejados por la tormenta tropical Bonnie, que la semana pasada obligó a detener las tareas. El vicepresidente de BP, Kent Wells, afirmó que la compañía tenía confianza en el éxito de la operación “static kill”. El embudo colocado hace dos semanas no ha mostrado fisuras, “dándonos más confianza sobre la integridad del pozo”, lo que constituye una señal positiva para el éxito de la operación, dijo Wells.


Comentarios


Tramo final para sellar la pérdida