Transitar por Regina es una odisea

La ampliación de la Ruta 22 obligó a los reginenses y a quienes pasan por el lugar a recorrer un laberinto de idas y venidas para poder circular.

VILLA REGINA (Especial)- La esperada ampliación de la primera etapa de la Ruta 22 está llegando casi a su fin y por estos días los trabajos se concentran en el tramo que pasa por Regina. Desde hace más de una semana el trayecto comprendido entre la estación de servicios Shell (al oeste) y el predio de Vertúa (al este) se encuentra cortado al tránsito. Fue necesario un trabajo consensuado entre empresa y municipio, con el aval de Vialidad Nacional, para organizar las derivaciones de la circulación vehicular por caminos alternativos. El nuevo trayecto (oeste-este), es decir a unos 200 metros de la mencionada estación de servicios se encuentran con la señalización del desvío hacia el sector izquierdo, paralelo a las vías del ferrocarril y hasta donde comienza la calle Roca. Allí los conductores deberán circular con precaución por varias calles y atender las señalizaciones para volver a tomar el acceso de Vertúa que desemboca en la ruta. Para el caso de los vecinos que residen en otros sectores de la ciudad (al sur del Salado) si deben viajar hacia el oeste deben subir a la ruta por calle Pioneros mientras que quienes transiten hacia el este deben hacerlo por la General Paz y subir a la ruta por detrás de la empresa Vertúa. Si explicarlo no resulta sencillo, tampoco lo fue para los reginenses acostumbrarse al nuevo recorrido que deberán utilizar al menos unos 30 días más. Durante los primeros días se generaron inconvenientes pero desde el municipio insisten con el pedido de paciencia, comprensión y colaboración de los automovilistas. Ni hablar de quienes pasan por la ciudad para algunos de los centros turísticos de la región. En un extremo y en otro se encuentran con grandes maquinarias trabajando sobre la cinta asfáltica, carteles señalizadores y los auxiliares que tratan que sus indicaciones sean lo suficientemente claras y precisas para no confundir aún más al turista. El tramo intransitable está vallado y señalizado para que nadie pueda superar los límites. Así que las recomendaciones pasan por prestar atención, seguir las indicaciones y tratar de no realizar ninguna maniobra que ponga en riesgo la vida propia y la ajena. Un párrafo aparte para quienes utilizan la zona del Sendero a la Capilla y el estacionamiento del Anfiteatro para realizar prácticas recreativas y deportivas: deberán extremar las precauciones teniendo en cuenta que por esa arteria se está derivando el tránsito que atraviesa nuestra ciudad.


Comentarios


Transitar por Regina es una odisea