Tras el azote en las urnas, la UCR revisa su plan rumbo a septiembre

Pegarse a Cristina y minimizar gestos a favor de Soria, los desafíos para Saiz.





Después de las primarias del domingo, el oficialismo rionegrino se guareció en el silencio y desde allí examina su estrategia rumbo a las elecciones provinciales del 25 de septiembre.

Hubo dos reacciones iniciales. La primera: adherirse al triunfo de la presidenta Cristina Fernández, con declaraciones medidas –sólo en comunicados– para reafirmar “la nacionalización” de la derrota.

La segunda tuvo que ver con el efecto revisionista, concentrado en el real interés del electorado. Se puso en duda el impacto favorable de las colectoras en favor de César Barbeito.

Ayer, un denodado esfuerzo mostró el oficialismo para disimular la conmoción tras el desenlace en las urnas del fin de semana.

El silencio adoptado no fue una estrategia. Fue un estado de ánimo.

Este mutismo después se transformó en una respuesta general. Las únicas manifestaciones fueron a través de medidos comunicados, salvo algunos aliados, como Ricardo Ledo, de Unidos por Río Negro.

En ese contexto revivió la aspiración electoral del gobernador Miguel Saiz de ligarse todavía más a la presidenta. ¿Cómo cumplir ahora con ese objetivo? ¿Tarde se llega a esa búsqueda de espacio? ¿Alcanzará el tiempo? Ésas fueron las dudas que replicaban ayer en despachos oficiales.

En principio, la Casa de Gobierno dispuso “pegarse” a la victoria K. Para eso se desplegó un operativo de afiches sobre la “Lealtad de un Gobierno”, mostrando a Saiz y Cristina.

Además se informó sobre una comunicación telefónica entre ambos, con cruces de felicitaciones. Casi simultáneamente, el ministro del Interior, Florencio Randazzo decía a la prensa que la mandataria había hablado con todos los gobernadores, diluyendo el pretendido efecto del oficialismo rionegrino.

Miguel Pichetto contrarrestó informando que la presidenta también lo había llamado.

El senador transmitió que Fernández lo felicitó y le agradeció el respaldo en Río Negro, con una comunicación y reconocimientos que hizo extensiva –según el comunicado del parlamentario– al intendente y candidato a gobernador, Carlos Soria.

De esta manera, se profundizó la disputa por gestos y muecas de la Nación.

El desafío de Saiz es, por lo menos, neutralizar señales en favor del candidato provincial del FpV.

La evaluación electoral también alertó al oficialismo por su plan de colectoras. Se comprobó que no existe arrastre de abajo para arriba. Se votó por el tramo superior. No existió dispersión en otro asunto electoral.

El sector inferior –diputados– tuvo inexistente valoración. El electorado desechó esa elección en las boletas presidenciales que no tenían ese tramo, lo cual, explica en parte los 44.000 votos en blanco.

Sacudió así la conclusión de que en setiembre se votará por Barbeito o Soria. Y, hasta ahora, la proyección del candidato radical fue atada a los múltiples aportes de fuerzas y dirigentes, con tramos inferiores. Esa incidencia real está ahora bajo sospecha. (AV)

Hebe Rajneri

ELECCIONES PRIMARIAS 2011


Comentarios


Tras el azote en las urnas, la UCR revisa su plan rumbo a septiembre