Tras el fracaso de la cumbre Evo promete ayudar, pero Brasil no cede

El presidente de Bolivia dijo que "ante problemas graves" prestará ayuda. Brasil insistió en que no renunciará a parte del gas que recibe y que reclamó Cristina.

#

Nadie cedió posiciones en Olivos y la cumbre por la energía fue un fracaso. Ahora tratan de recomponer el panorama.

Dos días después de que fracasara en Buenos Aires algún tipo de acuerdo con Brasil para redistribuir el gas que ese país y la Argentina reciben de Bolivia, Evo Morales se mostró proclive a ayudar a ambas naciones ante la amenaza de la crisis energética, aunque no dio precisiones sobre cómo podría concretarse ese apoyo. El nerviosismo y la decepción que generó la reunión de Olivos, obligaron ayer al mandatario boliviano a tratar de recomponer la situación.

Mientras tanto, el gobierno brasileño mantuvo ayer su posición dura. Ratificó que, por el momento, no está en sus planes renunciar a parte del gas que recibe de Bolivia para ayudar a la Argentina y dejar a la administración de Cristina Kirchner mejor parada ante la amenaza de que la falta de energía vuelva a hacer estragos durante el próximo invierno, como anticipan especialistas (ver reacciones).

Antes de que fracasará el último sábado la reunión de Cristina con Lula y Evo Morales, el panorama energético argentino ya era sombrío. Ahora, con la resistencia de Brasil a ceder un porcentaje del gas que le compra a Bolivia para abastecer a sus industrias, la situación se agrava.

 

A merced del invierno

 

De acuerdo al diagnóstico de especialistas en temas energéticos, el gobierno quedará a merced del invierno. Deberá esperar por un invierno con poco frío para que la demanda no explote y con mucha lluvia para cubrir las centrales hidroeléctricas, hoy abastecidas con lo justo. Sin embargo, y aunque se diera el escenario climático más benévolo -situación poco probable, ya que sobre el océano Pacífico actúa el fenómeno climático "La Niña" con su impronta de sequía-, los cortes de gas a la industria y los programas de racionamiento parecen inevitables. Ya eran difíciles de esquivar contando con una importación de 4 millones de metros cúbicos diarios de gas boliviano. Y más todavía lo será si desde ese país llegan con suerte 3 millones de metros cúbicos.

Marco Aurelio García, el principal asesor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en materia de política exterior, dijo ayer en tono sugerente que los problemas se resuelven con políticas a largo plazo y destacó las inversiones que su país está haciendo en Bolivia en materia energética.

Consultado sobre el fracaso de las gestiones de Cristina Fernández para aumentar en un millón de BTU diarios el gas que Argentina recibe de Bolivia, García dijo que el problema energético "no puede ser mirado con perspectiva de corto plazo".

En la misma línea, recordó que la misma situación de fragilidad respecto de la energía se vivió en el 2007 y planteó que frente a las necesidades que presente la región en materia de energía, "lo más importante, son las decisiones a largo plazo".

A modo de ejemplo recordó que, en diciembre pasado, Lula anunció en La Paz una inversión de mil millones de dólares para ampliar la producción de gas en Bolivia. "Así, en el 2010 se podría doblar la producción de gas boliviano que recibe Brasil", destacó García.

En tanto, Evo Morales -según declaraciones reproducidas ayer por el portal de internet los tiempos.com de la ciudad de Cochabamba- destacó el alcance del encuentro que mantuvo con Cristina Kirchner y Lula Da Silva en la Quinta de Olivos.

"Hubo un acuerdo entre los presidentes acompañado por nuestras empresas estatales, tales como Yacimientos, Enarsa, Petrobras, pero también, los diplomáticos y los embajadores: debemos trabajar de forma conjunta de solidaridad y de complementariedad con el tema energético", señaló Morales.

Fue algo más allá y precisó: "Esto significa que si Brasil tuviera problemas graves de energía, todos debemos apoyar. Si Bolivia lo tuviera, igual. Y si hubiera un problema muy serio en la Argentina, debemos ver cómo dar nuestra parte cada uno para resolver sus problemas". Por otra parte, Morales celebró la invitación que les hizo a Fernández de Kirchner y a Da Silva a seguir discutiendo en un encuentro en Bolivia.

(AFP y Redacción Central)


Comentarios


Tras el fracaso de la cumbre Evo promete ayudar, pero Brasil no cede