Tras ocho años, CALF y el EPEN firmaron la paz

La cooperativa y el ente provincial sellaron un acuerdo sobre el transporte de la energía. Un tema que los había mantenido enfrentados. “Pasamos de adversarios a aliados”, dijo Corradi.



NEUQUEN (AN).- La cooperativa que distribuye la energía de esta ciudad, CALF, y la empresa estatal de electricidad, EPEN, finalizaron anoche una guerra de años. Sus presidentes, Osvaldo Bonvín y Ricardo Corradi, firmaron la paz pero no quisieron revelar los detalles del acuerdo. A partir de ahora, intentarán salir juntos a comprar energía más barata.

El Ente Provincial de Energía de Neuquén, EPEN, además de distribuir electricidad en ciudades pequeñas, tiene a su cargo el transporte de la energía en buena parte de la provincia. Como tal, CALF es uno de sus clientes tanto en Neuquén -parcialmente- como en Senillosa.

La cooperativa mantenía un histórico reclamo, compartido por otras cooperativas, por el valor de la tarifa de transporte del ente estatal. Hace ocho años, según hizo memoria Bonvín, la cooperativa le inició al EPEN una demanda judicial de la que ahora se compromete a desistir.

Los dos explicaron que el acuerdo de consolidación arrojó como resultado la desaparición de las deudas que ambos se reclamaban entre sí.

“Damos por superada la diferencia con CALF que estaba en la justicia”, anunció Corradi, que hasta hace un año era el vicegobernador de Felipe Sapag. “Cada parte resignó una porción de lo que reclamaba”, dijo luego.

Sin embargo, ni Corradi ni Bonvín creyeron necesario informar a la opinión pública sobre los detalles del acuerdo, salvo que de ahora en más la tarifa del transporte de energía bajará un 7 por ciento.

“Pasamos de ser adversarios a aliados estratégicos”, se entusiasmó el presidente del EPEN.

También anunció que a partir de ahora el EPEN implementará una política de fomento de la radicación de inversiones en el interior mediante una reducción de la tarifa en los parques industriales.

“No descartamos comprar energía en conjunto; seríamos un cliente muy importante”, anunció el ex vicegobernador. A Bonvín el convenio de adquisición de electricidad que ata CALF con la central térmica Alto Valle no le parece un impedimento para pensar en una asociación de este tipo. Admitió que ello significa un freno pero explicó que “puede ser revisado”.

Corradi dio a conocer otra novedad: a instancias de sus empleados, el EPEN comenzó a proveer de un servicio gratuito de Internet a escuelas del interior mediante una intra-red propia. La experiencia comenzó hace unos días en Las Lajas.

Bonvín, que viene de una derrota en las elecciones de CALF que lo dejará fuera de la conducción de la cooperativa, calificó la relación con el EPEN como “jalonada de amores y odios”.

La provincia, independientemente del EPEN, mantiene con CALF una deuda de arrastre por el consumo de energía en escuelas, hospitales y otras dependencias de la capital. Históricamente, el incumplimiento ha sido alto, pero ayer Bonvín dijo que se trata de una mora “razonable”.

En los considerandos del acuerdo de anoche -que fue lo único que se difundió- se menciona la posibilidad de que CALF construya su propia estación transformadora para dejar de depender de la llamada Gran Neuquén que es del EPEN.


Comentarios


Tras ocho años, CALF y el EPEN firmaron la paz