Trasladan a Viedma al comisario Ríos

Tras la polémica con Max -Seg dejará de conducir la Comisaría 21 de Roca



ROCA (AR).- A pocas semanas de que se conociera su vínculo con la empresa de seguridad Max - Seg, el comisario Héctor Ricardo Ríos tuvo que dejar la unidad 21 de Roca. Finalmente ayer se supo que el jefe de Policía provincial, Rogelio Lardapide, decidió su traslado y a partir de los próximos días cumplirá funciones en la Unidad Regional Primera de Viedma.

Luego de largos cuatro años en los que consolidó su directa relación con el gobernador Pablo Verani y el ministro Daniel Sartor, Ríos abandona así la poblada jurisdicción que tenía a su cargo. Siendo máximo responsable de la seguridad de, entre otros, los barrios Tiro Federal, Aeroclub y Nuevo ahora "empezará a realizar más que nada tareas administrativas", según aseguraron ayer fuentes policiales.

El traslado del comisario Ríos coincide con su mayor momento de exposición, luego de que se revelara su fuerte vinculación con la empresa de seguridad Max-Seg, que custodió el edificio de la municipalidad de Roca y dos dependencias hasta la semana pasada. La agencia pertenece a Erika Suarez, esposa del jefe policial, y a Marcelo Aguilar, un amigo suyo, que a pesar de estar condenado por la Justicia provincial a tres años de prisión en suspenso e inhabilitación absoluta perpetua, era el director técnico de la empresa. La causa que derivó en la condena era por estafas.

La misma empresa, que había firmado un contrato con la comuna roquense por casi 6 mil pesos mensuales, exhibía como uno de sus vigiladores a Julio Arriola, ex-perito condenado por la Justicia en febrero pasado a dos años de prisión en suspenso y cuatro de inhabilitación absoluta. En realidad, las irregularidades de Max-Seg no sólo son previas al contrato con la municipalidad roquense, a más de una semana que la jefatura policial le cancele la habilitación y el Ejecutivo local le rescinda el contrato, los vigiladores reclaman el pago de sus haberes y la normalización de su sitación.

La resolución que dispone la partida de Ríos se conoció con sorpresa ayer en las unidades policiales de la región que, en la mayoría de los casos, no imaginaron que "con el respaldo político que tenía Ríos puedan llegar a plantearle un traslado como este, que es lo más parecido a un castigo", aseguraron las fuentes. Otros, sin embargo, consideraron que era una forma de preservarlo.

El Jefe de Policía no sólo dispuso en la resolución 2.432 la partida de Ríos hacia Viedma. También designó como su reemplazante al comisario Alberto Luis Aballay, que hasta estos días cumplía sus funciones en la tranquila comisaria de Lamarque. Lo acompañará Santiago Roggeri, proveniente de Cipolletti.


Comentarios


Trasladan a Viedma al comisario Ríos