Trastornos para poner la primera





BUENOS AIRES (ABA).- Lo importante es arrancar bien, no desaprovechar está oportunidad única del gobierno para reconciliarse con la sociedad y establecer un diálogo sincero, sobre la base de las realidades y no las fantasías que aquejan a los argentinos.

Este concepto se escuchó ayer en oficinas del oficialismo y de la oposición, luego del anunció hecho por el ministro Florencio Randazzo, que no terminó de conformar a las principales fuerzas que le hicieron sombra al Justicialismo, en las elecciones del 28 de junio.

«Esto no es una fábrica de chorizos, no nos pueden ningunear, colocándonos a todos en la misma bolsa», rezongó por caso el presidente del radicalismo, Gerardo Morales.

«Es cierto, no es lo mismo la UCR que el Partido Humanista», reconoció un operador oficial, preocupado en enmendar los errores de la Casa Rosada y establecer una agenda de discusión que sobrepase la reforma política (con internas abiertas, simultáneas y obligatorias) y pueda traducirse en acuerdos parlamentarios.

Porque si bien fue colocada en el centro de la discusión, la reforma política tiene un rango secundario frente a otros problemas económicos y sociales. No es un secreto que al tope están los reclamos de los trabajadores, los industriales y los sectores agropecuarios que acechan con el tema de las retenciones.

Distintas fuentes consultadas indicaron que ya hay coincidencias para acotar los superpoderes al Ejecutivo, establecer parámetros para mantener la emergencia sanitaria producto de la fiebre porcina y dar respuestas al campo.

«Se empieza por los partidos, porque son éstos los que deben dar el marco de la discusión en la continuidad democrática», explicó a «Río Negro» un vocero K, en la tarde de ayer, mientras se trataba de llevar tranquilidad al radicalismo, a la CC de «Lilita» Carrió, y al socialismo, de Hermes Binner.

Colaboradores de Randazzo trabajaban anoche a destajo para que no fracase el llamado presidencial a consensuar. «El diálogo debe ser jerarquizado y los dirigentes que nos cuestionan, también tendrían que dejar de actuar con soberbia y arrogancia», sostuvieron.


Comentarios


Trastornos para poner la primera