“Tratan de desviar la atención”



La familia del oficial ayudante de la Policía de Río Negro, Lucas Muñoz, cuyo crimen aún no se pudo esclarecer, siguen de cerca la investigación en marcha porque intervienen como querellantes en la causa. Javier Muñoz, hermano mayor del policía asesinado, dijo ayer que hasta ahora “no tenemos novedades”. “No hay nada concreto”, afirmó. “Lo único que sabemos es que Lucas apareció asesinado en el lugar que apareció”, aseguró.

También cuestionó al gobernador Alberto Weretilneck que inició una purga en la Policía de la provincia tras el homicidio del oficial de 29 años. “Es una manera de desviar el foco de la investigación. El gobernador está tratando de dar una respuesta pero lo vemos como un manotazo de ahogado”, afirmó ayer Javier.

“Lo que estamos pidiendo como familia es que saque al ministro de Seguridad (Gastón Pérez Estevan)”, sostuvo.

Aseguró que “si la Policía hubiese querido encontrar a Lucas lo hubiesen encontrado. Si es cierto lo que dijo el fiscal que Lucas estuvo varios días con vida, ¿cómo es posible que no lo hayan encontrado?”, planteó. “No pueden o no quisieron”, remató.

Hasta el momento hay muchos rumores pero ninguna certeza.


Comentarios


“Tratan de desviar la atención”