Travestis toman la palabra con su periódico

El primer medio latinoamericano nutrido de la creatividad transexual acaba de sacar su segundo número.





NEUQUÉN (AN).- ¿Cómo llega «El Teje» a transformarse en el primer periódico latinoamericano escrito por travestis, transexuales y transgéneros? Más allá de los méritos y reconocimientos las razones podemos encontrarlas en una charla con su directora Marlene Wayar. Pero, antes que nada, nos detenemos en el nombre.

– Las travestis a lo largo de nuestra historia nos hemos tenido que ver en situaciones en las que necesitábamos una comunicación propia, entonces hicimos dos lenguajes: uno es el carrinche que es una mezcla del lenguaje carcelario, y otro más específico que no es tan elaborado, pero que tiene que ver con poder hablar entre nosotros sin que entendieran otros, por ejemplo la policía o el cliente, eso es 'el teje'.

– Es un código… lo que el otro no puede entender.

– Claro, tiene como muchas significaciones. El teje es una palabra comodín, es lo que no se puede decir delante del otro, lo oculto, lo que podemos hablar entre travestis y que otro no lo puede entender. El teje viene de «teje y maneje» de lo que se trama. Si yo digo «se te ve el teje» puede significar bajate la pollera, pero también «vamos a tejer» que es «vamos a chusmear».

Eso dice Marlene, coordinadora de Futuro Transgenérico, activista y directora de este primer medio de comunicación gráfico con identidad travesti que va por su segundo número (con Fernando Peña a todo color en la tapa), con un staff periodístico que se completa con María Moreno en la edición, Paula Viturro en la coordinación de contenidos, y un equipo de redacción formado por las travestis Lohana Berkins, Naty Menstrual, Amancay Diana Sacayán, Mariana Casas, Julia Amore, Fernando Noy, Pedro Lemebel y Tadeo C.C.

Que los textos sean pensados y escritos por travestis no es un dato menor, porque ellas dicen lo que quieren decir.

Utilizan su propia herramienta mediática para hablar por su cuenta a sus pares, pero también a quien este interesado en leer, porque «todo el público tiene algo para aprender o algo, incluso, de que sonreír a partir de nuestra visión», soltó Marlene desde Buenos Aires poco antes de viajar a Neuquén invitada por el colectivo feminista La Revuelta para una actividad que se hizo el 28 de junio, el Día del Orgullo Lésbico, Gay y Transexual.

– ¿Es una forma de tomar la palabra?

– Sí, de tomar la palabra y de historizar, porque vamos a tener una historia escrita. Pasamos de la cultura oral a la cultura escrita para poder aprendernos a nosotras mismas para conocer los errores que hemos cometido, qué cosas de la hegemonía que criticamos nosotras también reproducimos, como la xenofobia, la violencia hacia las niñas, la violencia hacia las viejas, los malos tratos, cosas que tienen que ver con que somos hijas y productos de una cultura que llevamos adentro. O sea que el primer enemigo a trabajar es el que llevamos adentro, trata de aportar a la construcción de una ciudadanía, de una humanidad que tenga vínculos más sanos.

La publicación es una iniciativa impulsada por dos áreas del Centro Cultural Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires: por un lado, Comunicación, a cargo de la periodista y ensayista María Moreno que se encargó de capacitar en periodismo a las travestis y, por otro, Tecnologías de Género, donde revista la abogada e investigadora Paula Viturro.

Se edita cada tres meses y la distribución es gratuita entre las travestis y algunas organizaciones de Argentina y América Latina.

– Con «El Teje» las chicas aprenden un oficio concreto que se puede transformar, a corto plazo, en una salida que las sostenga económicamente, como una alternativa a la prostitución-, enfatizó Marlene justo antes de que alguien -se escuchó- le pidiera «un minuto» para hacer unas fotos para «Clarín».

«Estamos inaugurando una cooperativa textil para travestis y transexuales que es la primera en el mundo- aclaró. -Tiene la modalidad de ser en primer término una escuela donde las chicas se puedan capacitar y después van a empezar a producir-, dijo.


Comentarios


Seguí Leyendo

Travestis toman la palabra con su periódico