Tres años consecutivos de caída de la producción



NEUQUEN (AN).- Desde 1997 -antes de la baja internacional del precio del petróleo- comenzó a registrarse una caída en la extracción petrolera en el país.

De un total de 50 millones de metros cúbicos anuales registrados en ese año, a finales de 2000 se produjeron en las cuencas argentinas 44 millones de metros cúbicos de crudo.

Ese 10% de merma fue similar a la registrada en los yacimientos neuquinos, donde la caída fue de 18,16 millones de metros cúbicos en 1998 hasta 16,3 millones en diciembre del año pasado.

Oscar Vicente aclaró que la caída en todo el país obedeció a varios factores.

En primer lugar, en los dos primeros años, cuando comenzó a bajar el precio internacional WTI -West Texas Intermediate- “paramos todos los equipos”. Se produjo entonces la llamada “inercia de la caída de la producción” que consiste en la declinación de la extracción que no se compensa con la incorporación de yacimientos nuevos.

Dos años buenos

En el bienio siguiente -1999 y 2000- el alza del precio internacional reimpulsó la perforación y la inversión en las cuencas, “ahora hay más pozos en producción pero bajó la productividad por pozo”, dijo Vicente.

Eso significa que también cayó la relación entre reservas y producción, y el análisis indica que “los pozos tienen menor capacidad que antes, son más marginales”, agregó Vicente.

La única forma de revertirlo es “descubrir e incorporar áreas nuevas y cambiar el promedio”, enfatizó el directivo de la compañía petrolera.

Este punto resulta central en la argumentación de Vicente, puesto que fundamenta la necesidad de “bajarle el costo a la exploración”.

Y Vicente nuevamente apela a una metáfora de lotería: “o aumenta el premio o se le baja el precio al billete”. Dado que “el premio”, es decir, el contenido del yacimiento, no varía, “hay que bajar el precio”, que es el componente fiscal de la exploración (ver nota central).


Comentarios


Tres años consecutivos de caída de la producción