Tres meses después del horror en Cromañón, un pedido de justicia

Familiares y amigos de las víctimas marcharon ayer en Buenos Aires



A tres meses de la tragedia de Cromañón, en la que fallecieron 193 personas, el dolor sigue intacto pero los familiares de las víctimas y los sobrevivientes del incendio no se resignan a dejar este caso sin esclarecimiento y ayer realizaron una marcha a Plaza de Mayo para insistir con su pedido de justicia.

A la tarde hubo una misa en memoria de las víctimas en Bartolomé Mitre y Ecuador, a las puertas de las ruinas de República Cromañón, convertida en un santuario en memoria de las víctimas y como centro de reclamo de justicia. Tras la ceremonia, los familiares y amigos de las víctimas marcharon hacia Plaza de Mayo.

El padre de Guido Del Canto, uno de los jóvenes fallecidos en la tragedia, se dirigió a la sociedad argentina y aseguró que necesitan “del apoyo de toda la ciudadanía porque más allá del dolor de nosotros que somos familiares, esto es para no se repita”.

Según explicó el abogado Alejandro del Canto, el grupo de familiares al que pertenece, comandado por José Iglesias, el hombre que también perdió un hijo en el incendio, continúan con el trabajo en con

junto con otras agrupaciones y tratan de “combinar distintas acciones entre los padres y diferentes formas de llegar a los medios”.

En ese contexto, ayer dos jefes policiales y tres funcionarios del gobierno porteño fueron citados a prestar declaración indagatoria para ser interrogados por el supuesto pago de coimas e irregularidades en la habilitación de la discoteca.

Las audiencias fueron ordenadas por el juez de instrucción Julio Lucini, quien citó a los policías para la semana próxima y a los funcionarios en la tercera semana de abril, según informaron fuentes judiciales. Los policías convocados son el comisario Gabriel Sevald y el oficial Miguel Angel Belay, de la seccional séptima de la capital, quienes serán indagados por presunto “cohecho” e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Además, el grupo de querellantes más intransigente de la causa solicitó que los seis integrantes del grupo Callejeros sean indagados como partícipes secundarios del homicidio múltiple de las 193 víctimas.

El pedido fue realizado ante el juez de instrucción Julio Lucini por el abogado Patricio Poplavsky, quien junto a su colega Vanina Molina, representan a 14 víctimas de la tragedia que están agrupadas en la asociación Familias por la Vida. (Télam)


Comentarios


Tres meses después del horror en Cromañón, un pedido de justicia