Tres minutos de incertidumbre



#

Los efectivos, rumbo al vértice de la cancha que da al pasaje Kleppe.(Foto: miguel gambera )

En La Visera de Cipolletti la fiesta no pudo ser completa, por dos factores: el injusto 1-1 y el parate de tres minutos en la primera etapa, cuando un proyectil dio en la cabeza del arquero de Deportivo Madryn, Sebastián Pereyra.

A los 33 minutos de la primera etapa, Bruno Bocca ignoró una mano de Federico Velázquez en el área y en medio del pedido de penal de todos los hinchas cipoleños, el 1 de los Aurinegros quedó tendido en el piso.

Durante un instante, muchos temieron lo peor: la suspensión del encuentro. Sin embargo, Pereyra se rehabilitó y volvió la acción.

En ese momento, un grupo de seis policías se instaló cerca de la zona de la popular que da al pasaje Kleppe, donde se ubica la La 69. Desde esa zona había partido el proyectil, aunque por suerte el partido pudo continuar.

En el complemento, la historia cambió. El aliento llegó desde todos los costados de la cancha y aunque quedó el sabor amargo del empate, el cierre y la salida del público se dio con normalidad. Como debe ser.

Podio Fútbol


Comentarios


Tres minutos de incertidumbre