Turbine Power pidió convocatoria de acreedores

La situación de la empresa es compleja y más allá de su resolución, debe resolver todavía el litigio como proveedor exclusivo de Edersa, con tarifa inferior a sus costos de generación. gdsfgsdfg



#

Con el actual esquema, el negocio de la generadora es inviable.

NEUQUEN (AN) – Con 113.000.000 de pesos de deuda y un patrimonio neto negativo de 55.000.000, la generadora Turbine Power pidió a la Justicia su convocatoria de acreedores para poder salir de la difícil coyuntura financiera en la que se encuentra. De todos modos, aunque el proceso sea exitoso las cosas para esta compañía no mejorarán hasta que no se resuelva su situación como proveedor exclusivo de Edersa con una tarifa inferior a sus costos.

El panorama es delicado porque la generadora debe mantener, en esta instancia de la controversia con el sistema eléctrico rionegrino, su condición de agente del mercado mayorista porque de lo contrario caería el contrato con Edersa y, con ello, la posibilidad de sobrevivir.

“Las pérdidas acumuladas de Turbine Power al 30 de junio del 2006 superan el capital social y las reservas de la sociedad. Consecuentemente, la misma se encuentra comprendida en la circunstancia reglada por el artículo 94, inciso 5 de la ley 19.550”, se lee en el balance. La cita es del apartado de la ley de sociedades comerciales que prevé la disolución “por pérdida del capital social”.

“Río Negro” lo había adelantado el mes pasado en su suplemento “Energía”.

“El directorio y la gerencia de la sociedad se encuentran analizando esta circunstancia en el entendimiento de que la resolución” del conflicto con Edersa “regularizaría la situación”, se lee en el estado contable de la empresa del primer semestre de este año.

Hasta febrero del 2002 la tarifa que Turbine Power le cobraba a Edersa era superior a la del mercado mayorista. Así estaba establecido en el contrato firmado con la empresa distribuidora, cuando era estatal, heredado luego por Edersa, en su privatización.

Pero una orden judicial prohibió mantener ese sobrecosto tanto en lo que hace a la relación entre ambas empresas como en el traslado a las facturas finales de los rionegrinos.

El derrotero legal de este conflicto lleva casi cuatro años. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) le dio la razón a Turbine Power en una resolución que rápidamente fue revocada por la secretaría de Energía.

Mientras tanto, por decisión de otro ente regulador, el rionegrino, Edersa no podría trasladarles a sus clientes el sobrecosto de una hipotética restitución de las condiciones originales del contrato con la generadora.

Con este esquema, la generadora, como negocio, es inviable, pero también lo sería el de la distribuidora Edersa si tuviera que absorber el sobrecosto.

Como se ve, está probado que la resolución de este conflicto escapa lo estrictamente legal y lo específicamente técnico, y llega hasta esferas políticas y administrativas del Estado rionegrino.

La convocatoria de acreedores le permitirá a la empresa lograr alguna quita a sus obligaciones, que son esencialmente con bancos, pero la compañía también tiene obligaciones negociables emitidas y una deuda con el sistema por el cupo de gas asignado mediante la “inyección adicional permanente”.

Pero aunque ordene sus acreencias, la esencia del negocio no se modificará.


Comentarios


Turbine Power pidió convocatoria de acreedores