Ucrania: otra pulseada entre Occidente y Rusia

La lucha por el poder desatada en ese país por la (resistida) disolución del Parlamento y el llamado a elecciones revela el fuerte desgaste de la "Revolucion Naranja".





KIEV, Ucrania (AFP) – La última crisis política en Ucrania, donde el presidente decretó la disolución del Parlamento y convocó a nuevas legislativas pese la oposición del primer ministro, representa un nuevo pulso entre Rusia y Occidente, decididos a recuperar influencia en esta ex república soviética.

La improbable convivencia entre los dos Viktor -el presidente reformista y prooccidental Viktor Yushchenko, que defiende la adhesión a la OTAN y eventualmente a la Unión Europea, y el primer ministro prorruso Viktor Yanukovich- duró sólo ocho meses y dejó como saldo una enorme confusión sobre quién gobierna esta nación de 47 millones de habitantes.

Yuschenko, héroe de la «Revolución Naranja» que llegó al poder hace dos años y medio tras masivas protestas contra el triunfo fraudulento de Yanukovich, se enfrenta ahora a una coalición de gobierno liderada por su archienemigo que le ha arrebatado varios escaños legislativos con métodos que incluirían el chantaje y los sobornos.

El objetivo de Yanukovich, que ya cuenta con mayoría en la Rada, el Parlamento ucraniano, es conquistar dos tercios de los escaños para bloquear el veto del presidente y acercarse más a Moscú.

Para algunos analistas, Yushchenko no tenía otra salida que jugarse al todo o nada. «¿Qué otra cosa podía hacer? ¿Observar en silencio cómo los prorrusos se apoderaban de todo el poder?», se pregunta el experto Vadim Karassiov, director del Instituto de Estrategias Globales de Kiev.

La Duma (Cámara baja del parlamento ruso), dominada por las fuerzas pro-Kremlin, saltó al apoyo de su aliado al declarar anticonstitucional la disolución del Parlamento ucraniano y señalar que envía «una señal extremadamente peligrosa» a las fuerzas políticas del país. El analista político Mijail Progrebinsky, cercano al gobierno, estima no obstante que Yuschenko mostró su «debilidad» y se dejó influenciar por su ex aliada Yulia Timoshenko, figura de proa de la oposición prooccidental . Timoshenko es quien más se beneficiaría de legislativas anticipadas, señalan los sondeos.

La posibilidad de que eclipse a los dos Viktor y alcance la Presidencia «es una variante muy probable», opina Volodimir Fesenko, del Centro de Estudios Políticos Penta.

Las ambiciones reformistas de la «Revolución Naranja» han dado paso a la desilusión tras las desgastantes luchas internas en el partido de Yushchenko, incluido el alejamiento de Timoshenko del cargo de primer ministro tras apenas ocho meses de gobierno, en medio de acusaciones de corrupción. Los dos bandos se acusan de querer usurpar el poder mientras sus líderes cruzan amenazas de demandas judiciales.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Ucrania: otra pulseada entre Occidente y Rusia