Un actor de varios rostros




Steve Carell tiene un rostro multipropósito. Puede funcionar tanto en una historia delicada, pletórica de momentos en los que se sólo se escucha la lluvia de verano, tanto como en otra en la cual hay sobretodo palabras subidas de tono dedicadas al cuerpo voluminoso de una mujer. La película que lo hizo realmente conocido fue "Virgen a los 40", en la que interpreta a un ya maduro vendedor de electrodomésticos que no encuentra la mujer apropiada para perder, justamente, su virginidad. Sus compañeros de trabajo harán todo lo posible y lo que no, para que el hombre realice su sueño y dé el paso hacia una nueva vida. Aunque la comedia contiene las escenas típicas del rubro, las intervenciones de Carell, sus expresiones y las líneas de sus diálogos (muchas de las cuales fueron improvisadas), componen un cuadro final muy interesante acerca del amor, el deseo y la sexualidad de los adultos. Luego hay una saga variopinta. Empezando con la serie televisiva por la que fue premiado con un Globo de Oro, "The Office", para seguir con "Pequeña Miss Sunshine" y la realmente distinta, "Como la vida misma".


Comentarios


Un actor de varios rostros