Un adiós que esperó 25 años

Carlos Alvarez, de Sierra Grande, viajó al lugar donde se hundió el General Belgrano, en el que murió su hermano.





SIERRA GRANDE (ASG).- Por primera vez en 25 años familiares de las víctimas y sobrevivientes del hundimiento del ARA General Belgrano, pudieron homenajear a sus seres queridos muy cerca del lugar donde hundió el buque en 1982. De Sierra Grande participó Carlos Alvarez, un comerciante, que cada 2 de mayo, en el lugar que se encuentre, rinde homenaje a su hermano un joven de 20 años que murió en esta guerra

Pero esta vez, Alvarez y un grupo de 200 familiares y sobrevivientes del Belgrano viajaron al cono sur del país para revivir esa historia a 25 años del hundimiento. «Estamos agradecidos porque es la primera vez que en 25 años tenemos la posibilidad de estar cerca de nuestros seres queridos, porque no tenemos un lugar físico donde llorarlos», sostuvo Alvarez.

La ceremonia contó con la presencia de la ministra de Defensa, Nilda Garré, que encabezó el homenaje a las víctimas. También participó el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Jorge Godoy.

Según narró Alvarez, la semana pasada los familiares y excombatientes se reencontraron en Ushuaia, y desde allí se embarcaron a bordo del buque ARA Hércules para participar de la ceremonia. El recordatorio se realizó en la zona de operaciones del crucero ARA General Belgrano, que fue atacado el 2 de mayo de 1982 por el submarino nuclear inglés Conqueror en la guerra de Malvinas.

Los familiares fueron invitados al homenaje por la organización de ex tripulantes del Belgrano. «Fue como si estuviera

cerca de mi hermano», expresó Alvarez que con emoción dijo que la ceremonia estuvo cargada de lágrimas. «Dos viudas arrojaron flores al mar, otros arrojaban botellas con fotos y cartas al mar», contó.

El hermano de Carlos Alvarez Rubén Horacio Alvarez, era oriundo de Dorrego, Provincia de Buenos Aires, donde hay un monolito en la plaza Malvinas con una foto del excombatiente. Allí es donde todos los años se encuentran los familiares a homenajearlo. Incluso el centro de estudiantes de una escuela lleva su nombre. Con sólo 20 años, hacía el servicio militar, porque había pedido prórroga a los 18. El recuerdo sigue latente cada día.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Un adiós que esperó 25 años