Un alivio para el Rojo

Belgrano no le cedió al DT, pero le dio una mano.





El pibe Melano puso el 1-0 para un Belgrano que fue muy superior al Cervecero y que quedó con un pie en la Sudamericana.

Nunca un partido entre Belgrano y Quilmes tuvo tanta atención del mundillo futbolero del país. Claro, la desgracia de Independiente podía profundizarse o atenuarse un poco en esos 90 minutos que terminaron con triunfo del Pirata, por 3-0.

El Cervecero tenía la chance no sólo de lanzar más sal en la herida del Rojo, también podía superar a San Lorenzo en la tabla de los promedios. Pero el equipo de Omar De Felippe sufrió la presión y si bien continúa afuera de la zona de descenso, debe mantenerse muy preocupado.

El estadio del Celeste tardó poco en estallar. Lo que tardó Lucas Melano en aprovechar una grave falla de Sebastián Martínez, encarar y vencer a Trípodi.

El Ruso Ricardo Zielinski (y su equipo) no llegará al sufriente equipo de Avellaneda, pero le dio una buena mano.

Es que su Belgrano fue muy superior a un Quilmes dudoso, carente de ideas, atado e impreciso. En los primeros 45 minutos fue muy superior este equipo cordobés que sueña con meterse en una copa internacional (en la sumatoria de puntos está cuarto. anoche superó a River, Racing y Arsenal), y por eso llegó al 2-0 con un zapatazo de Fernando Márquez en el que tuvo mucho de complicidad Trípodi.

Quilmes mejoró de a poco y la más clara que tuvo en esa etapa inicial fue un disparo de media distancia de Fernando Elizari que sacó de manera brillante Olave.

Claro, la supremacía de Belgrano no desapareció en el complemento. Es más, a los 3 minutos el Pirata aprovechó un flojo retroceso del Cervecero luego de una pelota parada y amplió la diferencia por intermedio del incansable Guillermo Farré.

Quilmes quedó nocaut y nunca pudo recuperarse. Tuvo el descuento a los 24, cuando el ingresado Cauteruccio disparó, Olave dio rebote, Liz la mandó a la red y el árbitro Mauro Vigliano cobró un off side inexistente.

El cuarto tanto siempre estuvo latente. Al caer. Belgrano manejó el balón y llegó varias veces más al arco del Cervecero. Se lo negó Trípoli a Melano y más tarde a Zallarrayan.

Cauteruccio estuvo a punto de marcar el tanto del honor en el final, pero su zurdazo fue imperfecto y ahí se cerró la historia.

El resultado de anoche es tan importante para Independiente (que anoche abrochó como DT a Miguel Brindisi), que si vence a Rafaela la próxima fecha y Quilmes cae con Estudiantes, lo superará en los promedios.

Télam

fútbol de afa


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Un alivio para el Rojo