Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

Un artefacto explosivo estalló en la camioneta de un policía

“No se olviden de Dieguito” decía una nota encontrada en el vehículo




SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Un artefacto explosivo de manufactura casera y regular poder estalló en la madrugada de ayer en la caja de la camioneta del suboficial de policía Daniel Ledesma, esposo de Juana Alvarado, la mujer a quien amenazó y golpeó Sandro Bonnefoi poco después de que mataran a su hijo. En la camioneta dejaron un collage compuesto por letras de molde que el damnificado consideró intimidante y les advierte “no se olviden de Dieguito 17 de junio de 2010”, fecha en que el cabo Sergio Colombil mató al menor Diego Bonnefoi con un disparo en la cabeza. La camioneta de propiedad de Ledesma estaba estacionada en el interior del predio que habita, y a las 4:30, mientras dormía junto a su familia, estalló dentro de una caja de cartón el artefacto compuesto por enormes petardos unidos con cinta aisladora, que disparó un sinnúmero de trozos de papel y dejó a la vista el amenazador mensaje, similar al que ya recibieron en otras oportunidades, según declaró el policía. Además de las múltiples denuncias presentadas por Ledesma y su esposa, por amenazas verbales y la colocación de artefactos que simulaban ser explosivos en el frente de su vivienda, se registró el hecho concreto de la agresión que sufrió su esposa a manos de Sandro Bonnefoi. El hecho ocurrió a las 20:30 del 10 de agosto de 2010, cuando la mujer y su sobrina Ana María Alvarado transitaban por la vereda oeste de la calle Onelli, y al llegar a la altura del domicilio de Sandro Bonnefoi fueron interceptadas por él y otras dos personas, que les atribuyeron la quema de una bandera con la foto de Diego. También le imputaron a Bonnefoi haber agredido a la mujer y tratar de arrastrarla hasta el interior de su vivienda para que brinde explicaciones a su esposa y aunque la mujer logró escapar y refugiarse en una parada de colectivos, Bonnefoi y sus acompañantes la alcanzaron y continuaron allí con la agresión. El 23 de agosto de 2011, el juez Correccional Gregor Joos le impuso un año de prisión en suspenso a Sandro Bonnefoi (39) por golpear y amenazar con un arma de fuego a la esposa de Ledesma, rechazó el alegado “estado transitorio de incapacidad de sus facultades mentales”, que invocó el defensor de Bonnefoi como causal de inimputabilidad, y consideró que si el móvil policial que auxilió a la víctima no hubiera interrumpido la agresión, “quizá estábamos tratando otros tipos penales”.


Comentarios


Un artefacto explosivo estalló en la camioneta de un policía