Un avión militar cayó sobre una casa

No podían hallar los restos de una beba de ocho meses.



MADRID (AFP).- Los bomberos buscaban con afán ayer los restos de una niña de ocho meses entre las ruinas de una casa de la localidad española de Baeza (sur) contra la que se estrelló un avión militar con un saldo de tres víctimas mortales, informaron fuentes de los bomberos citadas por los medios de comunicación españoles.

Un capitán de aeronáutica español murió el viernes cuando su aparato, un caza 101 de entrenamiento se estrelló contra una casa en esta localidad andaluza, matando a una mujer y a su hija de ocho meses, cuyo cuerpo aún no ha sido encontrado.

La muerte del piloto fue anunciada el viernes por la tarde por el ministro español de Defensa, José Bono.

Posteriormente, efectivos de los bomberos informaron del hallazgo de restos humanos que se corresponden con los de una mujer, si bien aún no fueron identificados.

Las autoridades locales no pudieron ser localizadas ayer para confirmar estas informaciones.

 

"No respetaba las normas"

Según el ministro de Defensa, José Bono, el piloto "se hallaba fuera del sector asignado" y no "respetaba las normas".

El capitán Francisco Cabezas Torres, 34 años, muerto en el accidente, era objeto de un expediente "por hechos similares" en 1998.

Fuentes citadas por los medios de comunicación españoles apuntaban ayer a que las tareas de búsqueda continuaban en la vivienda y precisaban que los restos hallados hasta ahora serán examinados para comprobar si llevan indumentaria o documentación que permitan identificar a sus portadoras. También podrían ser utilizados para realizar pruebas de ADN en caso de que no se consiga la identificación por esa primera vía, concluyeron.


Comentarios


Un avión militar cayó sobre una casa