Un bono dolarizado que genera polémica

Las petroleras y el gobierno no se ponen de acuerdo sobre el monto definitivo de la deuda por el Plan Gas que será cancelado con títulos soberanos. Aranguren aspira a tomar el tipo de cambio actual y las compañías quieren evitar los costos de la devaluación.




El gobierno nacional y las empresas petroleras negocian por estas horas el pago de una millonaria deuda del Estado en concepto de subsidios por los denominados Plan Gas I y II. Ya existe un compromiso de la Casa Rosada de saldar ese compromiso a través del pago con bonos soberanos en dólares. El problema es que no logran acordar los montos.

Fuentes empresarias aseguraron a “Río Negro Energía” que el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quiere tomar el tipo de cambio actual para “dolarizar” la deuda, cuyo monto (si bien tomó en su momento como referencia la moneda verde) está calculado en pesos, ya que así lo paga el Estado.

“El monto está pesificado, porque si bien se calcula en dólares, la erogación para Estado se hace en pesos. El gobierno pretende dividir ese monto por el tipo de cambio actual y no por el tipo de cambio del momento en que se generó esa deuda. En otras palabras, quiere que descontarnos el costo de la devaluación”, razonó el CEO de una importante petrolera nacional en diálogo con este medio.

Por estos desfasajes que el número definitivo de la deuda nunca se estableció. Así, según quien lo diga, va de 1.200 a 2.000 millones de dólares. Siempre dependiendo del tipo de cambio se tome para dolarizar la deuda.

El tema, que era una espina para las operadoras, pasó a convertirse en una cuestión central en momentos de baja facturación por la caída del crudo y la devaluación. El dinero que debe el estado se convirtió es una especie de moneda de cambio para sostener la actividad.

El caso emblemático es el de PAE, que para levantar equipos en la Cuenca del Golfo puso como condición que se cancelaran esos compromisos. En su mayoría, se trata de remanentes del denominado Plan Gas II, por el cual el Estado pagaba la diferencia de precio hasta llegar a los 7,5 dólares el millón de BTU.

Sin embargo, la gran beneficiaria será YPF, a la cual se le debe alrededor de 1.000 millones de dólares.

A las provincias, sobre todo Neuquén, también se le debe dinero en este concepto, aunque tampoco se sabe con precisión cuánto. La suma rondaría los 1.000 millones de pesos.

Datos

No hay precisiones sobre el monto definitivo de la deuda. Los números van desde 1.200 a los 2.000 millones de dólares. Sigue la discusión.

Comentarios


Un bono dolarizado que genera polémica