Un camino olvidado



El intendente de Villa Pehuenia desde el 10 de diciembre de 2003, Mauro del Castillo , cree que la obra de asfalto de los riesgosos 60 kilómetros de la ruta 13 entre Primeros Pinos y el puente sobre el río Litrán estaba preadjudicada en el 2001. Pero, explicó a “Río Negro”, el estallido de la convertibilidad y la consiguiente devaluación alteró todos los valores e impidió que la obra se hiciera.

Tal vez solo preocupado, Del Castillo no parece muy preocupado por la peligrosidad de ese tramo de arena volcánica y piedra, el más corto para llegar a la villa. Entre montañas y abismos, sin cuneta ni banquina, los turistas lo recorren envueltos en nubes de polvo que, demasiadas veces, no dejan ver ni quien va ni quien viene.

Del Castillo no sabe nada de lo que se propone hacer Vialidad provincial con esa ruta. En enero lo tuvo al gobernador Sobisch allá, para el aniversario de la villa, pero no le habló del asunto. Pehuenia tiene una población estable de 1.100 habitantes, cien de ellos sobre el lago Moquehue. Con el aporte turístico, en esta temporada veraniega se contaron siete mil personas. No hay red cloacal. ¿Qué hacen con lo desechos? Van a pozos negros pero, dice Del Castillo, después de pasar por una cañería agujereada que los “nitrifica”, gracias a que el subsuelo es rico en nitrógeno.

No parece, sin embargo, que la “nitrificación” asegure que la pureza de los lagos Aluminé y Moquehue esté garantizada. Menos en Moquehue, donde muchos “usurpadores” construyeron sus casas a corta distancia del lago. Sobre su escritorio el intendente tiene un grueso ejemplar del un proyecto de red cloacal elaborado por el Consejo Federal de Inversiones. Lo que hace falta ahora es la plata para pagar la obra.

El jefe del distrito dos de la Dirección Provincial de Vialidad, Roberto Rodríguez, informó que están avanzadas las gestiones de un préstamo para la obra de la ruta 13. Coincidió en que la obra es urgente, y dijo que próximamente se alquilarán equipos para mejorar el tramo en peor estado, situado entre Primeros Pinos y el paraje Quilca.

JORGE GADANO

tgadano@yahoo.com.ar


Comentarios


Un camino olvidado