Un comedor comunitario que apunta a la dignidad 11-01-04

Funciona en San Martín y atiende a grandes y chicos





SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Desde julio del año pasado funciona en San Martín un comedor comunitario al que concurren diariamente un promedio de 25 personas entre adultos, jóvenes y niños.

"Buscamos que no tenga un carácter asistencialista sino dignificador", enfatizó Nora Borda, la responsable de llevar a cabo esta tarea, junto a un reducido grupo de colaboradores.

El comedor "Jesús Pan de Vida" está ubicado en un salón perteneciente a la Primera Iglesia Bautista, que dirige el pastor Angel Marini.

"Nuestro objetivo va más allá de brindarle un plato de comida a las personas con necesidades básicas insatisfechas, sino que también buscamos que se sientan acompañadas como si fuera una familia", explicó Nora Borda.

Precisamente se puede observar todos los mediodías como los asistentes ayudan a cocinar, y comparten el almuerzo alrededor de la mesa que se extiende a lo largo del salón.

Es bueno aclarar que este centro no percibe ningún aporte del municipio, sino que se sostiene solamente con las donaciones de comerciantes, de los fieles y de aquellos que desinteresadamente colaboran con alimentos.

 

Huerta comunitaria

 

"Tenemos un área de servicios comunitarios donde la mayoría de las personas que concurren a comer diariamente trabajan en huertas que se cultivan en invernaderos, logrando con ello un autoabastecimiento de estos productos", comentó Borda.

"Ellos recogen la verdura y luego elaboran la comida, compartiéndola con todos los que concurren al comedor", agregó.

Día a día puede verse la presencia de un grupo de chicos y jóvenes que desde hora temprana llegan al salón comunitario para comenzar a elaborar la comida.

La mayoría proviene de hogares humildes con evidentes problema sociales, y que encuentran en este lugar no solamente un plato de alimento, sino la contención que muchas veces no pueden lograr en sus familias.

"Cada uno aporta lo suyo a la hora de elaborar la comida, poner la mesa, servir e inclusive para las tareas de limpieza y ordenamiento del salón", comenta Nora Borda, mientras supervisa que esté todo listo para comenzar a preparar el almuerzo.

"Al que viene le damos de comer. No ponemos límites", sostuvo Nora Borda, reiterando el concepto de "abarcar de manera integral el problema, sin hacer asistencialismo sino dignificando al necesitado que concurre a buscar un plato de comida para su sustento diario".

Aquellas personas o comercios que quieran colaborar para que este comedor comunitario continúe funcionando, pueden hacerlo comunicándose telefónicamente al 02972-425692 o 427693. Por E-mail a: noralai@smandes.com.ar


Comentarios


Un comedor comunitario que apunta a la dignidad 11-01-04