Un crimen desató la furia de vecinos en Viedma

Intentaron linchar al presunto autor del homicidio.



VIEDMA (AV)- Un certero balazo terminó con la vida de un hombre de 33 años en el popular barrio Lavalle de esta capital. El homicidio generó una difícil situación entre familiares y amigos que intentaron hacer "justicia por mano propia".

La rápida intervención policial logró dispersar la cantidad de gente que se había agolpado en la vivienda donde se refugió Atilio García de 32, a quien los vecinos acusaban del crimen.

La Policía debió retirar al detenido con chaleco antibalas ante la magnitud de la tensa situación.

La Policía señaló que una discusión entre los dos hombres por razones que se tratan de establecer subió de tono a tal punto que García extrajo de su vivienda donde se había generado el entredicho un rifle culata desmontada calibre 22 y disparó contra Modesto Morales. La víctima cayó al piso en la intersección de las calles 19 y 10 del barrio Lavalle.

Familiares y amigos que viven en el barrio, varios de ellos serían testigos, no tardaron en llegar hasta la escena de la tragedia tanto como salir tras los pasos del presunto autor que corrió hasta la casa de un familiar a pocos metros de su vivienda donde se refugió.

La angustia y la furia de los allegados a la víctima se reunieron frente a la vivienda donde se encontraba García esperando su salida y apurando que así lo hiciera a los gritos e insultos.

En ese momento llegó la Policía. Un hermano del detenido le habría aconsejado que se entregara a los uniformados a quienes se les complicó también la salida del lugar.

 

Chaleco antibalas

 

Fue necesario que le colocaran al detenido un chaleco antibala para ofrecerle seguridad pero no pudieron evitar piedrazos que alcanzaron a algunos efectivos y un móvil policial.

En tanto, la ambulancia re

tiró en forma inmediata a la víctima quien falleció en el trayecto al hospital.

La autopsia certificó que la bala ingresó por el intercostal izquierdo, provocando serias lesiones en el pulmón, corazón y alojándose en el hígado.

Por otra parte, en horas de la madrugada el fuego transformó en cenizas la casa de madera donde vivía García junto a su pareja.

A pesar del arribo de los bomberos, las llamas consumieron en escasos minutos la pequeña vivienda y los pocos muebles que habían en su interior.

Tras el episodio violento y la furia de familiares y amigos de la víctima, en la casa de García no quedaba ningún integrante. Los daños fueron totales.

El presunto autor permanecía anoche detenido en la comisaría Primera de esta capital y a la espera de la resolución del juez penal de turno Pedro Funes.

Hoy podría ser trasladado a la alcaidía.

Según se supo, García tendría antecedentes policiales y no se descarta que las razones de la discusión con Morales hayan estado vinculadas a un problema de vieja data.


Comentarios


Un crimen desató la furia de vecinos en Viedma