Un "cumple" raro



Por primera vez en cinco años, Rafael Nadal celebró ayer su cumpleaños rodeado por su familia y sus amigos en Mallorca, este miércoles, en lugar de hacerlo en Roland Garros, donde la fiesta era ya toda una tradición camino de cada uno de sus cuatro títulos consecutivos.

Esta vez no hubo felicitaciones ni torta en el bar de la prensa. El tenista español, que tenía apenas 18 años cuando debutó en el cuadro principal del torneo de Grand Slam sobre polvo de ladrillo en 2005, cumplió 23 años tras la gran decepción de ser eliminado en octavos de final.

Robin Soderling fue el culpable, con su gran impacto del domingo. Y si del sueco se trata, jugará una semifinal que promete ser espectacular ante el chileno Fernando González. Los dos llegan en un nivel muy alto y hay pronósticos de tenis de alto vuelo.


Comentarios


Un "cumple" raro