Un devaluado encuentro para defender posturas

Saiz, muy solo ante la inasistencia de gobernadores, monopolizó declaraciones. No hubo documento conjunto pero dicen que asistirán a la convención del viernes.



#

Posse, Saiz, Pechi Quiroga y Katz, entre otros. Los radicales 'K' que desafían a la cúpula. Se reunieron en Bariloche.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El gobernador Miguel Saiz confirmó que los dirigentes radicales enrolados en la “concertación plural” del presidente Néstor Kirchner concurrirán en persona a defender su postura en la convención nacional de la UCR.

Lo anunció en la tarde de ayer luego de reunirse en un hotel de esta ciudad con varios intendentes y también con emisarios enviados por los gobernadores del llamado “radicalismo K”.

El encuentro se vio devaluado por la ausencia de los otros cuatro mandatarios provinciales que integran el grupo y Saiz los excusó uno por uno.

Refirió que el mendocino Julio Cobos “está con anginas desde el jueves”, Gerardo Zamora (Santiago del Estero) “está viajando en este momento a México”, Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) tampoco pudo asistir por razones no precisadas y Arturo Colombi (Corrientes) se quedó en Aeroparque “por una descoordinación con el horario de los aviones, pero adhiere a las decisiones que se han tomado”.

Saiz dijo que lo resuelto por unanimidad fue “asistir a la Convención de Rosario para ir a dejar muy sentado y clarificado” su propósito de “aceptar el desafío del acuerdo programático del presidente Kirchner”.

En el cónclave participaron también los intendentes Gustavo Posse (San Isidro), Antonio Rins (Río Cuarto), Daniel Katz (Mar del Plata) y Horacio Quiroga (Neuquén).

En contra de lo anunciado, los radicales “K” no emitieron ningún documento y sólo brindaron una rápida conferencia de prensa, en la cual Saiz monopolizó la palabra, buscó dejar en claro la fortaleza del sector y trató de no confrontar con el oficialismo partidario.

Sólo se permitió una ironía cuando le preguntaron si se exponían a eventuales expulsiones. “En algún momento hablaron de eso, pero ahora ya no -dijo Saiz-. Se ve que estuvieron buscando el radicalómetro en el ropero y no lo encontraron”.

También se confesó molesto con los dirigentes radicales que “pretenden dar lecciones sobre lo que hay que hacer y en sus pueblos hace diez años que no meten un concejal”.

Aunque volvió a definir a la Convención como “extemporánea”, dijo que si ahora resolvieron concurrir todos cuando en un primer momento pensaron en mandar sólo a dos voceros “es porque también cambió la convocatoria: al principio el debate iba a ser sobre el acompañamiento a (Roberto) Lavagna pero luego decidieron ampliar el temario al posicionamiento nacional del partido”.

Consultado sobre los dirigentes partidarios que prefieren promover una figura radical para la presidencia y reniegan de cualquier coalición con Lavagna y con Kirchner, el gobernador solo dijo que “es una alternativa a estudiar, pero no parece tan fácil”.

Insistió en que el convite lanzado por Kirchner el último 25 de Mayo “no fue ningún novedad, ya que todos los presidentes desde el 83 en adelante lanzaron alguna concertación, un núcleo de coincidencias básicas o una convergencia”.

En su opinión, “lo que se busca es alcanzar acuerdos programáticos en salud, en educación, en política tributaria”, a fin de acordar “políticas de Estado”.

Saiz reafirmó que la conducción del radicalismo en Río Negro “acompaña en un todo” la posición del gobierno.

Sin embargo, un par de horas antes en un acto partidario, el presidente del comité provincia, Pablo Verani, había puesto como ejemplo la elección de convencionales Bariloche, donde las boletas “van como UCR”, lo cual podría leerse como un rechazo a cualquier alineamiento con Kirchner o con Lavagna.


Comentarios


Un devaluado encuentro para defender posturas