Un día especial en Montecarlo



#

El Máster 1000 de Montecarlo vivió un día poco habitual, con Novak Djokovic de luto por la muerte de su abuelo y con la fractura en pleno juego del francés Julien Benneteau. Tanto el serbio como Rafael Nadal avanzaron a cuartos, pero sus partidos fueron muy diferentes. Mientras Nole dedicó al cielo el triunfo sobre Alexandr Dolgopolov y lloró tras haberse enterado sólo horas antes de que su abuelo había muerto, Nadal sólo necesitó 59’ para avanzar en un torneo que ganó en sus últimas siete ediciones. Y antes de esos dos partidos, el francés Benneteau se torció el tobillo y se fracturó el codo durante su derrota ante Andy Murray, que ganaba 6-5. “He ido a darle un abrazo. Su victoria ante Dolgopolov es una demostración de fortaleza mental”, dijo Nadal tras el doble 6-1 ante Mijail Kukushkin. Djokovic jugó en cambio con la vista nublada. Horas antes de su 2-6, 6-1 y 6-4 sobre Dolgopolov se había enterado de la muerte de Vladimir, su abuelo, al que adoraba. También ganaron el checo Tomas Berdych y Gilles Simon.

AP

tenis-ATP


Comentarios


Un día especial en Montecarlo