Un director cada vez más cerca del sur

Luis Puenzo participa del "4 Encuentro de Cine Argentino" que se realiza en Bariloche. El destacado director de "La Peste" y "La puta y la ballena" conversó con "Río Negro".



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- "Tenemos un cine muy potente, inagotable y participativo. Prueba de ello es que en este año estrenaron películas una gran cantidad de directores, de varias generaciones", sostuvo Luis Puenzo, quien participa del "4º Encuentro de Cine Argentino" que se lleva a cabo en esta ciudad. "Probablemente seamos el país que tenga mayor cantidad de operas primas del mundo", reflexionó.

Estimó que la Ley del Cine, sancionada en 1995, colaboró mucho para que hoy el sector este "un poco mejor". "Es una ley que otorga varias medidas de protección y fomento hacia el cine nacional y los frutos están a la vista. Hay mucha gente haciendo cine, con reconocimientos diversos, muchos inclusive a nivel internacional", dijo.

"Tener o no tener cine nacional depende de una decisión política, de eso no tengo duda", afirmó. Agregó que "si el Estado no genera las políticas apropiadas, es muy difícil filmar. También es importante que halla escuelas, para formar actores y profesionales del cine, a nivel terciario. Por último, lo que más veces falla, es tener una buena distribución de las películas. En este tema, todo el mundo compite con los Estados Unidos, que domina el 80 por ciento de las pantallas". Según Puenzo, "este año, el Instituto Nacional de Cinematografía generó algunas acciones importantes para proteger el cine nacional".

El director de "Luces de mis zapatos" (1973), "Las sorpresas" (1975 y "La Historia Oficial" (1985) recibió por ésta última el primer y único Oscar de la Academia de Hollywood a la mejor película de habla no inglesa. Sin embargo, en los casi 20 años transcurridos desde entonces, sólo ha rodado dos largometrajes. "Gringo Viejo" en 1989, adaptación de la novela de Carlos Fuentes, un proyecto personal de Jane Fonda, productora del filme, la cual no obtuvo mayores elogios por parte de la crítica especializada. Posteriormente dirigió "La Peste", una coproducción puesta en pie con Francia e Inglaterra, a partir del relato de Albert Camus, con un reparto estelar encabezado por William Hurt.

La falta de trabajo en las películas estuvo ligado al trasfondo político de su cine, que lo hacía incómodo para los productores. Hasta que logró apostar por el amor y ha podido realizar "La puta y la ballena" la cual anoche se proyectó en el marco de la segunda jornada del festival que tiene lugar en esta ciudad.

El filme incluye en el reparto a actores de la talla de Aitana Sánchez Gijón, Leonardo Sbaraglia y Miguel Angel Sola y fue rodada en la costa atlántica de Chubut. "El cine argentino va dejando de ser un cine urbano y lentamente comienza a incursionar en el interior", sostuvo.

Explicó que para que ello ocurra deben superarse los elevados costos de viajes y estadías, lo cual muchas veces se logra con el apoyo de los lugareños. "No hace falta dar servicios sin cargo; si generar acciones y gestiones que abran puertas y faciliten el trabajo y permitan, en alguna medida, llevar a la pantalla paisajes y lugares del interior", explicó.

Puenzo viaja periódicamente a esta ciudad, tanto en invierno como en verano. "Con mi familia disfrutamos mucha una hermosa casa con costa del lago, que nos supo alquilar Gustavo Esquerra", recordó. Su idea de estar "más en el sur" podría concretarse en breve, mediante inversiones en Bariloche, con un proyecto vinculado al arte y la cultura.


Comentarios


Un director cada vez más cerca del sur