Un embajador de la Patagonia

Director de orquesta neuquino va a Colombia.





NEUQUÉN (AN).- Pablo Sobrino es director de orquesta y no oculta su alegría por haber sido seleccionado entre seiscientos directores del Caribe, Centro y Sudamérica para participar en Colombia del XV Encuentro Internacional de Bandas. De todos eligieron a quince, y de ese grupo lo distinguieron a él para dirigir en conjunto con un director internacional. «Toqué con el director de la banda sinfónica de Singapur», dice y confiesa que él, que dirige la batuta de la Banda Infanto Juvenil neuquina, se sintió como «un embajador de Neuquén y la Patagonia».

Sin embargo, a la hora de hacer comparaciones entre una y otra realidad, advierte que en Colombia, Venezuela o Brasil el sostenimiento de las bandas y orquestas juveniles es política de Estado. Que, a diferencia de esta provincia y el resto del país, se trabaja realmente sobre el valor de la banda como instrumento de formación musical y de inclusión social. «Cada ciudad tiene su banda porque eso es política de Estado. Entonces, se gestionan los instrumentos, todo… Nosotros lo tenemos que entender de una vez por todas: vos tenés una banda y ahorrás en programas de prevención de adicciones, en policías, no es palabrerío. Y estamos hablando de Colombia que no es un lugar cualquiera sino que está signado por la violencia. Ves a los chicos de la villas cómo tocan los instrumentos y es increíble. El nivel es impresionante».

El seminario internacional fue organizado por Yamaha Music Latín América SA y la asociación mundial de Bandas Sinfónicas y Ensambles (WASBE). La participación de Sobrino fue gracias a las gestiones de Agustín Bonet (de Todomúsica) y de Yamaha, pero «no fue una gestión gubernamental como se dijo por ahí», confesó el director de la Banda Infanto Juvenil.

-¿Cuál es la diferencia entre una y otra realidad?

-La diferencia no está en el recurso humano, sino en la infraestructura edilicia y en los instrumentos, y eso que el lugar social donde ellos están parados no es el mejor, sino todo lo contrario. La banda de Zabaleta (un pueblo cerca de Medellín donde Sobrino fue invitado para dirigir la formación ganadora del festival nacional) es patrimonio cultural de la Nación. Para ellos es una bandera de la provincia y en cualquier actividad cultural que los representa es lo primero que exponen. La labor social que tienen va más allá de las personas: es completa. Allá las formaciones orquestales se usan con una función social muy fuerte.

Pablo Sobrino es oriundo de Formosa. Se radicó en esta ciudad en el 2005 y desde entonces dirige el proyecto de la primera Banda Infanto Juvenil de la provincia. Proveniente de una familia de músicos, pasó su infancia en la provincia de Buenos Aires, estudió profesorado en Música de Cámara y licenciatura en Dirección Orquestal en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Ha compuesto varias obras para banda, ensamble y orquesta, además de realizar numerosos arreglos para banda, coro y conjuntos de cámara.

 


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Un embajador de la Patagonia