Un encuentro cercano con el pasado más remoto

Mañana abre el Museo de Ciencias Naturales en Roca. El recorrido está pensado con fines didácticos.

ROCA (AR).- Todo está en su sitio. Los fósiles están detrás de sus vitrinas, ordenados según el paso de los millones de años; las imágenes que retratan cómo fue Roca en la prehistoria siguen la línea del tiempo; los restos de dinosaurios ya descansan en su lugar.

Después de cinco años de planear el proyecto, y después de ocho meses de trabajar silenciosamente puertas adentro, el Museo Patagónico de Ciencias Naturales de General Roca abrirá sus puertas.

Será mañana a las 11, con una ceremonia oficial, a la que vendrán el secretario de gobierno de la provincia, Francisco González, y el subsecretario de Cultura, Armando Gentili, y que dejará inaugurada y con las puertas abiertas a todos los curiosos, un espacio donde estará presente el pasado más lejano de estas tierras.

 

El recorrido ideal

 

El Museo está pensado para enseñar. Para que los más chicos que vayan con las escuelas o sus papás, vean cómo el paso del tiempo transformó a los seres vivos y al lugar en lo que finalmente es Roca hoy.

Todo comienza en el primer piso. "A partir de una simple pregunta como ¿qué es un fósil? se puede ir descubriendo todo", se entusiasma

Pablo Chafrat, uno de los integrantes de la Fundación Patagónica de Ciencias Naturales, que dirige el paleontólogo Juan Carlos Salgado.

Efectivamente, detrás de las vitrinas se puede adivinar el proceso de la fosilización, la comparación y las diferencias entre lo que es un fósil (de una hoja, de un tronco) y lo que es un resto común, todo hilado de manera didáctica. Junto a cada vitrina hay carteles que explican detalladamente qué es lo que se ve.

Las más de 5.500 piezas que componen el recorrido forman parte de la colección de Salgado y de Chafrat. Pero también hay una importante donación de minerales que llegaron de la mano de Eduardo Jawerbaum.

Otra parte del recorrido muestra los fósiles locales de veinte millones de años atrás. Allí, detrás de los vidrios, hay fósiles de cuando Roca formaba parte del Mar Rocanense; restos de animales que vivían en aquellos tiempos, partes de huevos de dinosaurios, y fósiles de la cuenca neuquina.

El camino incluye también, en uno de los pasillos laterales, huesos de un metro setenta, de un Antartosaurio y la promesa de una escena que estará terminada en ocho meses. Efectivamente, allí, habrá una réplica de un dinosaurio de diez metros de alto, montado sobre una escena típica de la época. Pero aún está en proceso de armado (en dos meses estará listo el dinosaurio, y en ocho meses la escenografía) por lo cual no formará parte del recorrido actual.

En cambio, a un costado ya está listo el Abelisaurus que se ve desde el exterior.

El paseo se completa con una serie de reproducciones de la línea del tiempo que muestra cómo era esta región en la prehistoria y que concluye con una foto de Roca en la actualidad.

En el segundo piso del Museo funcionará un bar temático, auspiciado por el diario "Río Negro", con una vista privilegiada al monumento de la Manzana; un auditorio para conferencias (cuyo sistema de audio fue donado por la pinturería Colorama) y un amplio salón para exposiciones itinerantes.

Justamente, uno de los principales objetivos del Museo es potenciar a los otros museos de la zona. "Hicimos un convenio con el museo de Cipolletti para potenciarnos en conjunto", explicó Chafrat. Esta idea, que surgió del secretario de Cultura de la provincia, Armando Gentili, se verá reflejada en la inauguración, donde se verán dos cráneos de dinosaurios que vendrán desde el Museo de Cipolletti y que estarán aquí por sesenta días.

Pero más allá de la muestra permanente, el Museo tendrá diariamente actividades, charlas y proyecciones de videos que intentarán convertir a este nuevo espacio de la ciudad en una cita de entretenimiento y aprendizaje para los roquenses y los turistas.

 

Fines educativos

 

El Museo ya firmó un convenio con el Instituto de Formación Docente para que el área educativa tenga una fuerte presencia. La idea es trabajar con los colegios para que el material que se exhibe sirva como fuente de estudio de la región. Por eso, habrá visitas guiadas. La clásica, describirá el material que se expone. Pero además, se implementará la visita de Museo abierto, que será para grupos reducidos, y que mostrará cómo trabajan los científicos con los fósiles, y permitirá observar qué hacen en el laboratorio que funciona allí.

Para fines de marzo, está prevista una visita de los representantes de la red italiana de museos Pangea. Por un lado, montarán el laboratorio y la estación científica que comenzará a funcionar a partir de abril y que será de acceso restringido para los científicos. Y por otro lado, vendrán a participar de la campaña que iniciaron en 2005 para extraer más fósiles de la región de El Cuy.

Ahora es sólo cuestión de horas. Mañana, las puertas del Museo se abrirán y el pasado más lejano quedará a la vista.


Comentarios


Un encuentro cercano con el pasado más remoto