Un festival para despedir el año a puro rock

"Patagonia Rock 2004" encenderá el Club Pacífico de Neuquén el sábado 18 de este mes con la música de la banda platense La Saga de Sayweke, Pier y Lorihen y dos bandas locales.



NEUQUEN (AN).- Será una noche donde el infierno se mudará al club Pacífico. El calor desgastará el físico y la música golpeará en la cabeza para descender y quemar cada centímetro del lugar. Nerones de turno: La Saga de Sayweke, Pier y Lorihen, más dos bandas locales que serán seleccionadas en estos días.

El denominado festival “Patagonia Rock 2004” será el sábado 18 de este mes en las instalaciones del club Pacífico -Alberdi y Córdoba-, desde las 19. ¿Hasta qué hora? “Hasta que los artistas se cansen”, balbuceó con desfachatez uno de los organizadores.

 

Once años

 

La Saga de Sayweke es un grupo platense que ya tiene once años en el circuito under del rock argento. Abrió los ojos por obra y gracia de Claudio Quartero, el hijo de la Negra Poli, mánager de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

Bautizado como el cacique mapuche al que torturaron hasta la muerte al resistirse a la colonización de Roca, este grupo se largó al ruedo emulando -sin intención, accidentalmente, con espontaneidad y mimetismo- a la enorme banda del Indio Solari.

“La influencia sale sola. Pero más que influencia diría que pertenecemos a las venas de ese grupo y, además, tenemos opinión, trabajamos y creamos una forma”, aclaró uno de los Quartero, el líder.

Fue así que tras de idas y venidas -y un par de discos-, “Oropel” se convierte en el trabajo de despegue, con canciones como “Gallinas”, “El triste” o “El blanquito”.

Un año más tarde “La Saga…” fue apuntada como “una de las bandas de rock con mayor cantidad de presentaciones en el país”, tras tocar 76 veces en Capital, La Plata, la Costa Atlántica, el interior de la Provincia de Buenos Aires y el Valle rionegrino.

Más tarde saldría a la luz “Tabú” (2001), una obra conceptual donde las letras se asemejan a un catálogo de variantes sexuales. Hoy el equipo forma con Luciano Manso (batería y percusión), Claudio Quartero (bajo), David Quartero (teclados, voz e hijo de Claudio), María Laura Saliturrería (coro y teclados), Laura Sanguinetti (coros y guitarra) y Pablo “Taichi” Rodríguez (guitarra y coros).

 

Lorihen

 

También estarán los muchachotes de Lorihen, quienes seguramente harán un repaso de su historial dis

cográfico -“Utopía”, “Antes de tiempo” y “Paradigma”- y pondrán la fuerza que los caracteriza en cada una de sus presentaciones en vivo.

Shows se destacan por la solidez musical, los cambios escenográficos y segmentos audiovisuales proyectados en vivo. Veremos si algo se eso estalla en el club Pacífico. Mientras tanto, sí podemos afirmar que la escena la monopolizarán Javier Barrozo (voz), Emiliano Obregón (guitarra), Julián Barrett (guitarra), Hernán Ríos (batería) y Nicolás Ciancio (Bajo).

¿Y Pier? Es la banda que falta para formar el trío de incineradores. Agustín (guitarra), Eugenio (batería), Nicolás (bajo) y Ramiro (voz) sólo se presentan con sus nombres de pila en el mundillo under de la música, y en esta capital aterrizarán con sus cuatro placas: “La Codicia” (99), “El fuego sagrado” (2000), “Gladiadores del rock”(01) y “Seguir latiendo” (04).

Dos grupos regionales se vestirán de teloneros de este “power trío roquero”. Los organizadores están analizando -y eligiendo- cuáles serán.


Comentarios


Un festival para despedir el año a puro rock