Un gigante sin techo



Durante la conferencia, Del Potro contó que a partir de la semifinal del último Roland Garros, que perdió con Federer, comenzó a sentir que le podía ganar a cualquiera. “Ahora, con este triunfo, se que le puedo jugar de igual a igual a todos pero los de arriba hacen la diferencia con la regularidad de llegar a semifinales en todos los torneos”, evaluó la torre de Tandil.

Sobre la final del US Open, remarcó que “hay varias cosas por corregir” como la doble falta en su servicio cuando estaba 5-4 en el tercer set. “No llegué a mi techo. Me falta experiencia. Todo jugador, en cualquier nivel, siente nervios. Se notó al principio, cuando quería pegar en lugar de pensar”, dijo.

El tercer argentino en ganar en singles el Grand Slam de Estados Unidos luego de Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini (Paola Suárez lo ganó en dobles), aseguró que “recién” cuando le quebró el saque al suizo en el quinto set sintió que podía ganar. “Sabía que dependía de mi, de no cometer errores. Era el set de mí vida. Después, cuando gané, fue increíble. No se ni qué me dijo Roger en la red. Se me pasaron miles de cosas por la cabeza y me emocioné mucho”.


Comentarios


Un gigante sin techo