Un hallazgo fortuito



VIEDMA (AV).- Hace poco más de dos años, el presidente de la empresa Studio Prima S.A. llegó por primera vez a Los Menucos. Allí comenzó un sueño que hoy es una enorme infraestructura con maquinarias de última generación para el corte de la laja, que en vuelo prácticamente sin escalas viste elegantes viviendas y edificios de Estados Unidos y Europa.

El encuentro de Hugo Bértora y la laja de Los Menucos fue casual, aunque la realidad indica como el dicho, que las casualidades no existen.

Recordó que en 2003 su empresa tenía previsto presentarse en una feria internacional y habían encargado para ello un producto en piedra de Portugal que cuando llegó no cubrió las expectativas empresariales.

"Entonces me fui a la panamericana, encontré esta piedra y la trabajé durante dos meses sin máquina, sin nada. Cuando expuse esos 100 metros cuadrados en esa feria en los Estados Unidos, la gente empezó a 'enloquecer' y encargarme para la compra esta piedra que ni siquiera sabía de dónde era".

Cuando regresó a Buenos Aires con una venta que había superado sus expectativas, Bértora regresó a la panamericana a preguntar por esta laja que había causado sensación y así llegó a esa enorme montaña de piedra en Los Menucos, a la Dirección de Minería de Río Negro con el proyecto y a quien conducía ese organismo en ese momento, Carmen Wagner, a quien Bértora adjudica el 40% de la concreción de este sueño.

"Sin ella esto no estaba y creo que todo lo que estaba en proyecto para seguir se caerá por su falta. Está en la función pública pero tiene mentalidad de empresaria privada", dijo.

Notas asociadas: Reactivación en Los Menucos por la minería  

Notas asociadas: Reactivación en Los Menucos por la minería  


Comentarios


Un hallazgo fortuito