“Un hombre humilde, sencillo, trabajador, luchador…”



Hubo una vez, en 1996, una única y auténtica pueblada, expresión popular de dos ciudades asqueadas por las mentiras y el abandono de políticos y dirigentes que, lejos de encontrar soluciones, negociaban el traslado a otras regiones, tiraban piedras y maldecían al gobernador Felipe Sapag o hacían disertaciones ridículas en entidades intermedias, carentes de cualquier presentación reparadora. Sin ideas, dejaron en manos de un hombre sencillo, humilde, trabajador y sobre todo luchador la oportunidad de desarrollar un petitorio de algo así como 13 puntos que, consensuado con los representantes de todos los piquetes allí instalados, terminó siendo aprobado y firmado por el gobernador. Dos de esos puntos fueron presentados por ese hombre, a quien llamaremos de aquí en adelante “el soñador”. Uno de esos ítems hacía referencia a la reparación histórica de Cutral Co y Plaza Huincul mediante la conquista de la titularidad del yacimiento El Mangrullo, que a la postre generaría el nacimiento del Enim, con las ventajas para intendentes, concejales y directores que todos en estas comunidades conocemos. El otro punto que presentó “el soñador” fue la reactivación del proyecto multipropósito de los Chihuidos, obra iniciada por Agua y Energía del Estado en la década del 70 pero a la que él le agregó con maestría el canal a cielo abierto denominado Lolol Co, que sería y aún es la única posibilidad de traer agua por desnivel hacia nuestras localidades sin costo energético, ya que por zanjones naturales, recorridos paso a paso por “el soñador”, permitiría contar con el vital elemento a unos pocos metros de nuestros hogares. Hoy parte de ese proyecto está a punto de convertirse en realidad con la consecución de la represa Chihuido, que representará la salvación económico-financiera del gobernador Jorge Sapag en el período 2011-2015 si logra repetir su candidatura, pero con el canal extirpado. No debiéramos olvidarnos nunca de que no se oyó una sola voz política de ninguna de las dos ciudades cuando se anunció este descarado robo, con todo lo que significa el valor agua en la zona. “El soñador” golpeó todas las puertas para cristalizar su sueño. Todas se cerraron. La llave para abrirlas consistía en la palabra mágica “cometa”, a la que él no tenía posibilidad alguna de acceso, por lo que su sueño se convertía en una pesadilla cada mañana que despertaba. Así fue que el 4 de marzo de 2011 “el soñador” se durmió para siempre y prolongó su sueño en el cielo. Allí le dio la bienvenida San Cayetano, una especie de intendente celestial que lo recibió cual si fuera un colega, ya que ambos querían que a la gente no le faltara trabajo. Juntos fueron a ver a San Pedro –un gobernador si hacemos un parangón con los títulos de la tierra–, que de inmediato le pidió que le contara su plan, su proyecto. Él desplegó sobre una nube un plano y le sugirió a San Pedro construir una represa en la luna para aumentar la capacidad lumínica, generar un perilago y mediante un canal a cielo abierto imaginario dar luz a todas las estrellas que carecieran de brillo propio. San Pedro no dudó un instante y lo trasladó para que hablara con Dios, presidente de todo el cielo. Dios, casi sin mirarlo ya que lo conocía por todos los ruegos que había hecho “el soñador” cuando éste estaba en la tierra, dispuso todos los medios necesarios para iniciar la anhelada obra. Nombró de ayudantes a Willy y a Male, le entregó un cometa (léase un cometa y no una cometa) para que se desplazara por la construcción y en poco tiempo todas las estrellas, aun las más opacas, brillaron con toda intensidad. Moraleja: si tienes sueños que te parecen irrealizables en la tierra, no dejes de soñarlos, porque seguramente en el cielo podrás realizarlos. Habrás notado la diferencia de la reacción de los responsables de cada lugar. Aunque hay que reconocer definitivamente que en la tierra las ideas no se matan… se chorean. Para vos, amigo Carlos Miguel Riedberger: seguí soñando en paz. La verdad, creo que hiciste bien en dormirte para siempre, esta sociedad no te merecía… no te merecía. Rubén “Conejo” López DNI 11.472.549 Cutral Co

Rubén “Conejo” López DNI 11.472.549 Cutral Co


Comentarios


“Un hombre humilde, sencillo, trabajador, luchador...”