Un homenaje al aburrimiento

Francia y Brasil empataron 0 a 0 en un mal partido. Se celebró la fundación de la FIFA.



Seis años después de aquella final del mundo, los 'teams' de Francia y Brasil volvieron a encontrarse en el 'field' de Saint Denis, en las afueras de Paris. Y la suerte volvió a ser esquiva para los brasileños. Apenas un empate en cero en un 'match' que fue parte de las celebraciones del Centenario de la fundación de la FIFA. El primer tiempo los encontró a ambas selecciones-además del referee y sus linemen- vestidas como lo hacían allá por 1904, cuando la federación era creada. Verlo dominar el balón a Zidane calzando una camisa azul y pantalones largos hasta las rodillas fue imaginarse al crack marsellés en los tiempos en que el fútbol era eso lúdico que hoy Blatter -presidente de FIFA- quiere rescatar de las garras del negocio. Quizás sea demasiado tarde.

El segundo tiempo ya mostró a los equipos vestidos versión 2004. Y jugando un fútbol versión 2004, también. Algo que ya había ocurrido durante el primero, sólo que las ropas fueron una interesante distracción. Porque a la hora de jugar, Brasil y Francia jugaron como lo vienen haciendo las grandes selecciones cada vez que se enfrentan: aburrido y monótono. Fútbol sin arcos. Y marcaron una tendencia desalentadora de cara a la Eurocopa.

La selección de Francia formó con Coupet, Thuram, Boumsong, Desailly (Mendy, 46), Gallas, Pires (Wiltord, 46), Vieira, Makelele, Zidane (Kapo, 68), Henry, Trezeguet. Brasil lo hizo con Dida, Cafú, Luisao, Cris, Roberto Carlos, Juninho (Baptista, 80), Edmilson, Ze Roberto (Edu, 46), Kaká (Alex, 46), Ronaldinho, Ronaldo. Arbitro: Enrique Mejuto González (España).

El partido juntó a las dos selecciones que hoy son capaces de jugar el mejor fútbol posible. Pero nada de eso ocurrió. Fue un mal juego, donde se vio lo peor de dos equipos saturados de estrellas que brillan en sus equipos, pero que, juntos, muestran una torpeza llamativa.

La idea del partido del Centenario fue rescatar los valores deportivos que tuvo el fútbol en sus comienzos. Y vestir a los equipos como antaño fue todo un acierto. Pero con el fútbol, no hubo caso. ¿Alguien podrá retornar al buen juego? (AR)

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) cumplirá mañana cien años de existencia en los que registró un crecimiento impactante, sobre todo en el último cuarto de siglo, que la convirtió en una de las industrias del ocio más importantes del planeta.

El lugar de origen fue París, donde hoy se está celebrando el Congreso de la FIFA por el centenario, y precisamente fue Francia uno de los países europeos que impulsaron su creación, junto a Bélgica, Dinamarca, Holanda, España, Suecia y Suiza.

Y fue un 21 de mayo de 1904 cuando se celebró su fundación, con el acuerdo de futuros dirigentes de los siete países mencionados pero de los que, curiosamente, no formó parte Inglaterra, la tierra de los inventores del fútbol -se incorporaría en 1906. Su primer presidente fue Robert Guérin.


Comentarios


Un homenaje al aburrimiento